ENIGMA Y EL DESASTRE DE DIEPPE

Hoy nuestro experto en la SGM David López Cabia nos cuenta la autentica razón tras el fracasado Raid de Dieppe. (nota del editor: personalmente siempre me parecio un ataque muy extraño sin tener en cuenta lo que hoy os contaremos).

El 19 de agosto de 1942 es una fecha de amargo recuerdo para la historia de una nación como Canadá. Aquel día de agosto, en pocas horas, la 2ªDivisión de Canadá fue masacrada. Cerca de mil hombres murieron en una jornada tan sangrienta como aciaga.
Las visiones tradicionales sostienen que el objetivo del desembarco en Dieppe era capturar y destruir un puerto y comprobar la capacidad de reacción de las fuerzas alemanas. Sin embargo, tras años de investigación en archivos históricos, el historiador canadiense David O’ Keefe encontró una verdadera explicación al desembarco en Dieppe, también conocido como Operación Jubileo. Y es que la verdadera razón que llevó a los canadienses a una matanza entre los guijarrales de Dieppe fue la captura de una máquina de cifrado Enigma de cuatro rotores.

Gran Bretaña ha sido una potencia militar, que a lo largo de la historia ha sustentado su poderío bélico sobre el dominio de los mares. En la Segunda Guerra Mundial, en el Atlántico, los temidos submarinos alemanes atacaban los convoyes aliados, que tan vitales eran para los británicos. Los U-Boote alemanes contaban con dispositivos de cifrado Enigma que les permitían encriptar sus mensajes, de tal manera que los aliados no pudiesen desentrañar sus códigos de guerra y por ende, campar a sus anchas.
Maquina Enigma
Los descifradores británicos, en extenuantes jornadas en el complejo de Bletchley Park, lograron desentrañar las claves alemanas. Entre estos hombres cabe mencionar a Alan Turing, considerado el padre de la computación. También la captura de una Enigma el 9 de mayo de 1941 en el U-110 fue un paso importante en el descifrado de los códigos navales alemanes.
Una mala noticia llegó para los aliados el 1 de febrero de 1942. Tratando de reforzar la seguridad de sus mensajes, los alemanes introdujeron un cuarto rotor en la máquina enigma, lo que implicaba multiplicar por 26 las combinaciones posibles a la hora de descifrar las transmisiones alemanas. Desconcertados por la dificultad para descifrar los códigos enemigos, los hombres de Bletchley Park admitieron que todo lo que les quedaba era “dar un palo”, es decir, robar una Enigma de cuatro rotores.
Para el robo de material de inteligencia, los británicos crearon la denominada 30ª Unidad de Asalto. El historiador David O’ Keefe, investigando entre multitud de documentos históricos halló el historial de dicha unidad. Aquel documento ubicaba a la 30ª Unidad de Asalto en el ataque a Dieppe. Precisamente, el historial sobre esa unidad, cuya finalidad era el robo de material de cifrado decía lo siguiente: “en cuanto a las capturas, la parte que afecta a Dieppe, no ha alcanzado su objetivo.” Esta frase suscitó el interés de O’Keefe, que continuó investigando.
Comandos britanicos entrenandose
El trabajo de O’Keefe le llevó a descubrir que la creación de la unidad tuvo lugar en marzo de 1942. El documento de creación de la 30ª Unidad de Asalto especifica claramente que su finalidad era la captura de documentos y material de cifrado. Resulta también revelador que dicho documento esté firmado por Ian Fleming, quien por aquel entonces era Asistente del Director de la Inteligencia Naval británica.
Años más tarde sería Fleming quien escribiese las conocidas novelas de James Bond. Pero volviendo a la Segunda Guerra Mundial, Fleming estaba muy bien relacionado entre las esferas de la Inteligencia británica, dado que formaba parte del Comité Conjunto de Inteligencia, la Ejecutiva de Guerra Política, la Dirección de Operaciones Especiales y el Servicio Secreto de Inteligencia.
Ian Flemming en la SGM
Tras convencer a lord Louis Mountbatten (Jefe de Operaciones Combinadas) de la importancia del ataque a Dieppe, éste autorizó la incursión en la ciudad francesa.
Las informaciones de las que disponían los británicos ubicaban la máquina Enigma de cuatro rotores en el Hotel Moderne, que era el Cuartel General alemán en Dieppe. Dicho edificio debía ser asaltado por el comando del teniente Huntigton-Whiteley.
Indagando en el plan de búsqueda no hay mención alguna a la 30ª Unidad de Asalto. Ahora bien, el nombre de Huntington-Whiteley figura encuadrado en el 40º Comando de los Marines Reales.
El plan era que el 40º Comando de los Marines Reales entrase en la ciudad a través del puerto, a bordo de la cañonera Locust y asaltase el Hotel Moderne para hacerse con la codiciada máquina Enigma.
         Los comandos no eran los únicos con misiones de inteligencia, pues los hombres del Regimiento Escocés de Essex debían entrar en el puerto y hacerse con los libros de códigos y la documentación de los barcos que permanecían atracados en los muelles.
A bordo del destructor Fernie, Ian Fleming debía esperar a recibir la Enigma de manos de Huntington-Whiteley. Una vez tuviese su botín, regresaría inmediatamente al puerto británico más cercano.
El 19 de agosto de 1942, con más de 6.000 hombres, la 2ª División de Canadá, los comandos británicos y un puñado de rangers estadounidenses atacaron Dieppe. El resultado fue un sangriento desastre.
El Regimiento Real de Canadá, que tenía el cometido de desembarcar en la Playa Azul se enfrentó a una masacre y no pudo neutralizar las defensas de los acantilados orientales de Dieppe, por lo que la cañonera Locust, que transportaba a los comandos de los Marines Reales, se encontró bajo un intenso fuego cuando intentó entrar en el puerto.
Pese a sus reiterados intentos por penetrar en el puerto de Dieppe, los británicos terminaron desistiendo de aquella opción. En su lugar, se decidió desembarcar a los comandos de los Marines Reales en la playa principal.
Comandos britanicos cerca de Dieppe
Mientras los comandos se acercaban a los guijarrales de Dieppe, la intensidad del fuego iba en aumento. Tal era el diluvio de fuego, que el teniente coronel Picton-Philips, al percatarse de lo imposible de su misión ordenó la retirada. Mientras Picton-Philips agitaba los brazos para ordenar dar media vuelta cayó bajo el fuego alemán.
En un día aciago, Fleming tuvo que regresar a Gran Bretaña con las manos vacías. La captura de la máquina Enigma no fue posible y solo meses después del desastre de Dieppe fue posible descifrar los códigos navales alemanes.
Documento donde se menciona el historial
en Dieppe del 30º de Comandos
De acuerdo con la Ley de Secretos Oficiales, los responsables militares del ataque a Dieppe guardaron silencio sobre los secretos relacionados con la Operación Jubileo.
A la vista del exhaustivo trabajo de David O’ Keefe queda claro que el robo de la enigma en Dieppe estaba enmascarado bajo un desembarco de miles de hombres. Incluso las visiones más tradicionales sobre la batalla, como el libro de Terence Robertson, “Dieppe, el desembarco fracasado” admiten la presencia de misteriosos individuos con misiones secretas en la Operación Jubileo.
Las investigaciones de David O’ Keefe sobre el propósito del desembarco en Dieppe han sido bien recibidas y han gozado de un amplio reconocimiento, es más, tras la publicación de su libro “One day in august”, miles de documentos confidenciales sobre Dieppe han sido desclasificados.

Para saber más podéis leer el libro de David O´Keefe o disfrutar de la novela “Indeseables” de David Lopez Cabia sobre los comandos británicos en esta operación,

Enigma y el desastre de Dieppe” David López Cabia – Bellumartis Historia Militar

Comentarios

SÍGUENOS

  Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos por RSS Siguenos en YouTube Siguenos en Pinterest Siguenos en Blogger