LA GUARDIA VAREGA, II PARTE. De su creación a Manzikert

Varego de guardia en la Puerta de Bronce. Obra del amigo Pavel  Šimák o Amelianus
Desde la llegada de los Varegos a la corte de Constantinopla sus enormes hachas se convirtieron en un claro recordatorio del poder imperial. Al igual que sus antecesores los pretorianos y los excubitores su función de guardia de corps no se reducía al palacio y a la ciudad de Constantinopla sino que en el campo de batalla destacaba como una unidad de élite tanto de infantería como de caballería.
 Como ya vimos el emperador Basileo II empleó a los Varegos en las batallas de Crisopolis contra el rebelde Bardas Focas y posteriormente contra su lugarteniente Delphinas en Scutari. Gracias al extraordinario papel de los hombres enviados por  su ahora cuñado Vladimir decidió emplearlos en la campaña de Siria del año 994. En esta exitosa guerra saquearon Trípoli y capturaron también Emesa donde los “rus” decidieron quemar el monasterio fortificado de San Constantino para obligar a los defensores guarnecidos en su interior a rendirse.


A comienzos del primer milenio los varegos participaron en la campaña de Georgia y Armenia. Durante una reunión con los georgianos una discusión entre varios rus y unos vecinos dio lugar a una lucha encarnizada que produjo la muerte de varios líderes locales, entre ellos el Gran Principe armenio  Patriarcos. Este “incidente”, parece que no intencionado, acabo con los últimos focos de resistencia al poder de Basileo II que convertiría a esos Varegos en el germen de la Guardia Varega, que ya no sería un préstamo de su cuñado sino verdaderos hombres al servicio del emperador.
Mosaico "la traición" en Nea Moni, Chios. Herodes acompañado de su guardia,
el artista los representa como varegos, sus hachas y pelos rubios les delatan.
Mediados del siglo XI- Pinterest
La presencia de la guardia en las campañas contra el zar búlgaro Samuel en los territorios de la actual Grecia y Macedonia, está totalmente demostrada tanto por escrito como arqueológicamente ya que se hallaron numerosas armas de estilo escandinavo.  Entre 1001 y el 1018 los ejércitos bizantinos emprendieron una serie de campañas para recuperar los territorios arrebatados por los búlgaros y para acabar para siempre con esta amenaza. La más importante de estas batallas fue la del Paso de Kleidion o Belasica el 29 de julio de 1014 que tras una audaz estratagema  del general bizantino Nicéforo Xifias que atacó la retaguardia búlgara logrando evitar su retirada. Basilio II  mando cegar  a 9 de cada 10 prisioneros, es decir a más de 13000 hombres. El zar búlgaro Samuel falleció al ver el dantesco espectáculo de sus hombres regresar guiados por los que tuvieron la suerte de conservar la visión. Los herederos al trono búlgaro no fueron capaces de resistir las acometidas romanas y en 1018 perdieron Orid la capital de Acridia. Como metra del alor que Basilio II dio a  su guardia varega les concedió un tercio del botín lo mismo que al resto del ejército bizantino.
Los varegos participaron ese mismo año, bajo las órdenes del Katepano (capetanus en latín que daría lugar al termino “capitán”) de Italia  en los combates contra los rebeldes comandados por el noble Melos de Bari. La principal batalla de esta campaña fue en los campos de Cannas donde siglos antes Aníbal derroto a los romanos, el papel de los “rus” fue esencial en la derrota tras rechazar un ataque lombardo a su posición.
En 1021 un contingente varego regresa a Georgia donde según las crónicas destacaron en su misión de tierra quemada por su despiadado afán de pillaje.
Harald Hardrada como "el azote de los bulgaros"
obra de Christian-Hoejgaard
La muerte de Basilio II no supuso el fin de la guardia ya que sus sucesores siguieron confiando en ellos tanto en el campo de batalla como en las luchas palaciegas. El general Gorgios Maniakes confió en ellos en la campaña de Edesa contra los musulmanes en 1032 y en Sicilia en 1040. En esta campaña destacaría el príncipe Harald Sigurdsson (al que se le podría dedicar un artículo en exclusiva a su vida)  al mando de un destacamento varego en la batalla de Troiana. Al año siguiente se ganaría el apodo del “azote de los búlgaros”, bolgara brennir, en la campaña del emperador Miguel IV, “el paflagonio”, contra el rebelde Delianos.  Tal seria el papel de Harald y sus varegos que recibió en Mosinopolis, a orillas del río Strymon, el título de Spatharokandidatos.
Durante el reinado de Constantino IX Monómaco los turcos selyúcidas  del sultán Toghril-bek asediaron la fortaleza de Baiburt en la Armenia Bizantina. Un ejército comandado por el Akolouthos Mikhail en el que había un gran destacamento de varegos y francos derrotaron fácilmente a los turcos y mataron a su líder.

Un hecho que ocurrió en el otro extremo de Europa en las lluviosas tierras inglesas cambiaría la composición y por lo tanto la sangre de la Guardia Varega. Aquel joven escandinavo Harald Sigurdsson conocido como Hardrada “gobernante severo” fue coronado rey de Noruega y falleció en la batalla de Stamford Bridge en 1066 durante las guerras por el trono de Inglaterra. La ulterior victoria de los normandos en Hastings llevaría al exilio a miles de anglosajones y muchos de ellos recalarían en las tierras del Imperio Romano de Oriente.
Seria tras la decisiva derrota del ejército bizantino y la captura del basileus Romano IV Diógenes en Manzikert, el 26 de agosto de 1071, cuando los ingleses comienzan a monopolizar el poder dentro de la escolta de los emperadores. Tal seria su poder que muchos autores comenzarían a llamar a la antigua Guardia Varega como la Guardia Inglesa especialmente tras Alejo I  que confió en ellos en la batalla de Dirraquio (1081).
Los varegos huyen ante el ataque turco en Manzikert. Obra de Angus McBride
            Pongo fin aquí a la historia de la Guardia Varega ya que aunque se siguieron reclutando varegos y escandinavos la mayor parte de los miembros de la guardia imperial serian británicos. Digo británicos porque además de los ingleses hubo un gran número de escoceses conocidos como keltai Pelekophorai que durante los siglos XIII y XIV serían la base del cuerpo.
EN LA PRÓXIMA ENTREGA CONOCEREMOS CUALES ERAN SUS FUNCIONES Y SU ARMAMENTO
Un escandinavo dejo un pequeño recuerdo en la Iglesia de Santa Sofía, Constantinopla
La verdad que mil años después algún nórdico sigue dejando su firma por ahí
        
La Guardia Varega, II parte. De su creación a Manzikert” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar.


Comentarios

SÍGUENOS

  Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos por RSS Siguenos en YouTube Siguenos en Pinterest Siguenos en Blogger