EL SIGNUM DE LAS LEGIONES ROMANAS

Continuamos en BHM con la serie dedicada a los símbolos militares romanos, esta vez Enol Alonso Capín nos muestra el signum.
Este es un estandarte que destaca por estar compuesto de varios elementos, que se explicarán en los siguientes párrafos, y cuyo origen nos es bastante desconocido, pues se habla por vez primera de este símbolo en el siglo II a.C., pero parece ser que ya estaría presente con anterioridad y sería común a varios pueblos vecinos de los romanos con formatos sencillos, de los que acabarían derivando y evolucionando al signum que conocemos formado por diversos elementos.
El encargado de portar este estandarte recibía el nombre de signifer (portador del signo/el que lleva el signo), lo cual era un gran honor al igual que con los otros símbolos y ya vimos que tendría una serie de rasgos en cuanto a su panoplia que lo identificarían. 

La estructura de este emblema era diferente según cada uno, por ello no se puede decir que hubiera una verdadera fórmula para su realización, o por lo menos nos es desconocida. De este modo sí que se ha podido apreciar que hay una serie de elementos que destacan dentro del mismo por un uso reiterado en la misma posición dentro del emblema.
De esta forma encontramos coronando los signa normalmente una moharra, un tridente o una mano, destacando la primera en periodo republicano y altoimperial, posiblemente relacionado con una serie de cuestiones simbólicas y religiosas como su como signo del Imperium o su uso ritual, si bien lo que teoriza Kavanagh es un probable pasado ornamental, en mi opinión me acerco más al significado de esta como símbolo de Imperium por lo exclusivo que era este arma en periodo republicano, sólo empleado por los equites y por los triarii, ambos grupos muy característicos en el ejército republicano al ser los primeros los miembros de la nobleza romana, y en el caso de los segundos, los más fuertes y valorados de los tres órdenes en los que se configuraba una legión en el ámbito de la infantería, es más, me atrevería a relacionarlo incluso con la primera práctica militar de los romanos de combate en falange, en la que sólo participaban los ciudadanos, es decir, los que tenían derechos y obligaciones para con la ciudad.
Por su parte, el tridente sólo es representado en los siglos I y II d.C., por lo que pudo haber tenido sólo un desarrollo como estandarte en esta época, por ello me atrevo a proponer que esto se debiera a las legiones I y II Adiutrix y se vincularía a todas las legiones que pudieron tener un pasado marinero o tuvieron grandes victorias en el ámbito naval.
Tipos de signun segun Kavanagh
En el caso de la mano, ya es conocida en época republicana. Su origen todavía es una incógnita, pero hay varias teorías sobre cómo surgió este emblema, de las que Kavanagh destaca como la más probable la que atribuye a la etimología de manus de “contingente de tropas” y a la vez como potestas “poder”.
Hemos de pensar que todos tienen una estrecha relación con la esfera divina y por ello una fuerte relación con la simbología mágico-religiosa de protección en batalla y bendición de los dioses.
En esta misma vía nos encontramos con otros símbolos que ocasionalmente ocupaban la cabecera de los emblemas, siendo estos el águila (también en posiciones inferiores dentro de la estructura del Signum), que relaciona Kavanagh con las unidades pretorianas, pero también como elemento de un estandarte que actuara como condecoración militar; la imago, sobre la que también se teoriza que pudiera ser una especie de condecoración militar al estar más presente entre las unidades pretorianas; la luna creciente, cuyos orígenes nos son todavía oscuros, pues se desconoce su procedencia y además es común a otros pueblos y lugares cercanos, tales como los etruscos40 o los púnicos, y cuyo significado nos es igualmente ignoto, pero de forma contraria a lo que opina Kavanagh de establecerlo como un elemento meramente decorativo o religioso, me parece más posible que este signo fuera incluido en la simbología romana tras las guerras con los púnicos, ya que este lo tienen entre sus atributos y vinculado a la diosa Tanit, diosa que también estaba presente en el panteón fenicio y que heredaron los cartagineses.
Roma Faustina Silvestre II, 147-176 denarios luna creciente estrella 
Por esta razón me atrevo a dar la hipótesis de que este signo en un principio fue empleado como un sinónimo de victoria contra los púnicos, posiblemente tras la batalla de Zama y la derrota de su gran enemigo Aníbal Barca, recordando que hubo hasta tres guerras entre romanos y cartagineses, y después acabó siendo normalizado como un elemento decorativo y perdiendo su principal intención.
Otra posible teoría, también plausible a mi entender, es el que romanos y cartagineses eran aliados desde el 509 a.C., y al igual que me parece con lo apuntado con los etruscos respecto a los púnicos, estos últimos pudieron llevar a cabo una influencia que su pudo materializar en dicho signo. En cualquier caso, ambas propuestas no dejan de ser meras suposiciones.
        Las otras enseñas serían el escudo, que cuenta con diversas variedades tipológicas de escudo que son representados cuando muchos se han abandonado, por lo que no hay un consenso sobre si su génesis en los siglos I-II d.C. se debe a un hecho arcaizante o a un símbolo de relacionado con la gloria militar de carácter honorífico o meritorio, sobre la que se manifiesta Kavanagh más cercano; y por último representaciones zoomorfas de diferentes animales, seres zodiacales y seres mitológicos como el león, el centauro, el capricornio, el elefante o Pegaso, que cuentan con una relación con las legiones en cuanto a su representación que se explicará en la medida de lo posible más adelante.

En otras posiciones nos encontramos con otros elementos, que no voy a explicar porque me alejaría demasiado del tema del presente trabajo, además de añadir un exceso de información que no tiene la misma relevancia que los ya mencionados y terminaría por suponer un incremento del trabajo en cuestión. Así los siguientes elementos nos refiere Kavanagh como ocasionales de un signum: travesaño y corbatas (un elemento vinculado al travesaño y que sería una especie de tela o cuero que pendería de los extremos del travesaño o atado directamente al astil), coronas de carácter meritorio y honorífico, borlas (un objeto formado por la acumulación de hebras o de hojas que parecen partir de un mismo punto, resultando en un motivo circular o más comúnmente semicircular), fulmen (un haz de rayos o un simple soporte que sostiene en sus garras y hace de apoyo en el astil), phalera (una especie de plato metálico de 20 cm de diámetro que se añade al astil), globo o esfera , Gorgona (433-438), óvalo, rostrum (sería una representación de la proa de un navío romano), simulacrum.
Phalera Niederbieber
La función que desempeñaría este estandarte sería la misma que sus homólogos, la de establecer un punto de referencia para el combate durante la batalla para la transmisión de las órdenes entre los oficiales, permitir la cohesión de la unidad y con ello el que se mantenga un orden dentro de la misma, y a la vez se convertiría en un elemento que animaría y reforzaría la moral de la tropa. Si atendemos a la esfera de lo religioso, podríamos ver en este símbolo la intención de atraer varias bendiciones divinas en recuerdo de algún hecho pasado destacable en el historial de la unidad o la legión para volver a recibir las protecciones de los dioses.

Para saber más:
KAVANAGH, Eduardo. “Estandartes Militares en la Roma Antigua”. Madrid: Polifemo, 2015.
RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, Julio. “Historia de las legiones romanas”. Madrid: Signifer Libros, 2001.
LE BOHEC, Yann. Enciclopedia of the Roman Army”. Hoboken: John Wiley & Sons, 2015.
El signun de las legiones romanas” Enol Alonso Capín – Bellumartis Historia Militar


Comentarios

SÍGUENOS

  Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos por RSS Siguenos en YouTube Siguenos en Pinterest Siguenos en Blogger