6 de junio de 2016

CABALLERO TEMPLARIO, SIGLO XII



         La obra de Javier Ferrando, un joven artista amigo de BHM, basada en la película “El caballero templario” (Peter Flinth, 2007) nos acerca a la panoplia de los caballeros cristianos en las primeras cruzadas. En la imagen refleja, con una absoluta perfección técnica un fotograma de la película, un impresionante plano del personaje principal, Arn Magnusson.
         La película basada en la trilogía de Jan Guillou nos sumerge en pleno siglo XII en el periodo clásico de las cruzadas. Arn Magnusson por un lio de faldas se ve obligado a unirse por veinte años en la orden del Temple para combatir a los musulmanes en Tierra Santa...

Caratula película
         La escena muestra un momento de descanso en pleno desierto antes de una de las numerosas cabalgadas por proteger las rutas de los peregrinos. A continuación describiremos la panoplia y unos pequeños fallos que nunca pueden faltar en una película (gran trabajo el de asesor histórico de películas: si te confundes te pagan igual, JEJE).
       Arn va vestido con una cota de malla, armadura principal de todos los guerreros de ese periodo tanto en el bando cristiano como en el mahometano. El tejido metálico se solía vestir sobre una chaqueta acolchada, gambesón, que aumentaba la protección absorbiendo los impactos además de evitar que el metal estuviese sobre la piel. Además en el caso de la cofia y sobre todo de la visera se cubría con cuero para proteger la cara de los cortes con los aros metálicos.
La cota empleada en la segunda mitad del siglo XII por los caballeros era como la que porta nuestro hombre, es decir, de manga larga con manoplas para proteger la mano. Su longitud era hasta media pierna, un poco por encima de la rodilla dejando el resto de la pierna descubierta. Para proteger la extremidad se empleaba unas calzas de cota de malla o brafoneras, muchas veces acolchadas con tela, pero viendo escenas de la película el metal estaba a la vista. (Un interesante articulo sobre la historia de la cota de malla).
Dibujo medieval con el detalle de las manoplas, siglo XII.
Sobre la armadura lleva el hábito blanco de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón con la característica cruz roja. Pero aquí aparece uno de los fallos de la película ya que en distintas escenas va cambiando la cruz de roja a negra e incluso de forma. La única explicación al ver la gran cruz negra del escudo, es que los asesores se liasen con los colores confundiendo con los de los caballeros teutónicos, dado que teniendo encuentra que participó en la batalla de los cuernos de Hattin en el 1187 cuando aún no se había creado la orden germánica fundada en el 1190.
A la espalda lleva colgado un escudo de lágrima o cometa (khite shield) de transición caracterizado por sus pequeñas dimensiones, ya que a final del siglo XII va reduciendo su tamaño para facilitar su uso a caballo. Ademas los escudos se haan cada vez más planos dando lugar al escudo triangular (heater Shield) que se emplearía desde el siglo XIII al XV. Carecía de umbo, elemento metálico que protegía la mano, ya que el nuevo sistema de sujeciones con correa de cuero no precisaba de empuñadura. 
Escudo de lagrima o cometa con el sistema de correas. Wikicommons
En cuanto a la protección de la cabeza, en esta escena no se ve pero en el resto de la película si, se cubre con un casco tipo Spangenhelm sin protección nasal. El casco ya empleado en Roma, era de hierro formado por cuatro piezas triangulares unidas con unas tiras remachadas. En la película aparecen varios tipo de cascos unos spangenhelm tradicionales empleados en las escenas en Suecia y otros mas modernos empleados por los templarios. Estos últimos se conocen como cascos cónicos o normando. En vez de estar elaborados en cuatro piezas se hacían al principio con dos remachadas y con refuerzo, evolucionando posteriormente a las fabricadas en una sola pieza. Tambien aparecen varios cascos de calva plana característicos de los templarios en tierra Santa (ver fotograma batalla de la pelicula). El protector nasal es empleado por varios personajes en la película, esta pieza metálica que protege la nariz es muy característica de francos y normandos ya que la pérdida de este apéndice era un deshonor en Francia, de ahí su protección, además de por razones de lógica supervivencia. Aparecen varios templarios con el modelo de mascara de origen tambien normando que evolucionará en el siglo siguiente, fusionándose con el de calva plana  al cilíndrico o great helmet.
Casco tipo Spanghelm de Arn; varios conicos de una pieza al fondo; a la izquierda casco calva plana
 Ahora voy con el gran fallo: otra vez es por culpa de los caballos. Siempre en casi todas las películas meten la pata con los estribos, en esta no, podéis estar tranquilos ya que si existían en este periodo JEJE. El error está en la silla de montar, ya que en este periodo empleaban unas sillas con arzones altos para asegurar al caballero en la montura. Es decir dos piezas de madera delante y detrás que llegaban en algún caso a anclar al hombre a su montura. Esta mejor sujeción junto a la montura a la brida, es decir con las piernas rectas sobre los estribos, aumentaban la fuerza de los impactos aunque reducía la maniobrabilidad del caballo. (Si queréis saber más sobre las sillas de guerra en el medievo os invito a leer este artículo de Castra in Lusitania).
Se puede apreciar el error en la silla pero sobre todo en la forma de montar: a la brida vs a la jineta


Fotograma en el que se basó Javier Ferrando
Trailer de la película

“Caballero templario, siglo XII” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar

5 comentarios:

  1. Permítome añadir otro pequeño gazapo: la daga. En la época en que transcurre la historia del sueco templario ese aún no formaban parte de la panoplia de los caballeros.

    Benedico vobis y esas cosas que se dicen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, cuando la ví no me aventure a criticar la daga porque no es mi fuerte pero me parecia extraña. Es verdad que en los dibujos o relieves del XII no vi ninguna pero no me atrevi a considerarlo un fallo. Gracias Amo del Calabozo.
      Una cosa perdi el contacto contigo en facebook madame un correo a bellumartis@hotmail.com

      Eliminar
  2. Es que lo del caralibro ese, si le digo la verdad, no me convenció absolutamente nada y, además, solo suponía tener que dedicarle aún más tiempo a estos menesteres. Bueno, procedo a enviar el correo de marras.

    Pax tecum, frater

    Post scriptum: De amo del calabozo nada, soy el amo de todo el puñetero castillo, juro a Dios

    ResponderEliminar
  3. Realmente no conocia la pagina, magnifica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste BHM y espero que sigas disfrutando de la Historia.

      Eliminar

publicidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR