17 de mayo de 2016

CABALLERÍA PESADA MONGOLA



Caballero pesado mongol, Giuseppe Rava
          En contra de la creencia popular, no todos los guerreros del Gran Genjis Kan (1167-1227) eran unidades de jinetes ligeros que basaban toda su táctica de combate en el uso del arco evitando la lucha cuerpo.
Siguiendo la costumbre de los pueblos de las estepas de Asia Central dieron mayor importancia a la caballería pesada de lo que se creía tradicionalmente. Según los últimos estudios sobre el Imperio Mongol, el uso táctico de unidades fuertemente protegidas, sin llegar a ser catafractos, se basaba en cargar contra las tropas enemigas que perseguían a los jinetes ligeros que estaban realizando una retira fingida.
Para conocer a la caballería pesada mongola analizaremos la obra del amigo de BHM, Giuseppe Rava. En la lámina superior podemos observar el momento exacto en el que un guerrero mongol decapita con su sable a un infante ruso en plena huida...

Indumetaria mongola, Wayne Reynolds

Todos los guerreros mongoles vestían la ropa tradicional de este pueblo nómada, un sencillo y grueso chaquetón de lana ceñido a la cintura por un cinturón. Debajo del sobretodo levaban una camisa de seda, esto no era por vanidad o por estética sino por motivos puramente prácticos. Por experiencia en combate observaron que cuando una punta de flecha penetraba la armadura y el chaquetón quedaba enrollada por las fibras de seda, facilitando así su extracción y evitaba los desgarres producidos por las punta arponadas. El fieltro junto con el cuero eran también los tejidos que empleaban para proteger sus pies y cabeza tanto de frio como de los cortes.
Esta ropa rustica junto con sus atrevidos cortes de pelo, donde unían las coletas con rapes a cero, que más bien parecía una calvicie incipiente, hacían que a los ojos de los europeos pareciesen el verdadero demonio.
La protección principal del jinete pesado era la coraza lamelar de tradición asiática. Realizada sobre una pieza de cuero al que se le añadía láminas de hierro o de cuero endurecido como si de escamas de pez se tratasen, uniendo unas con otras por cordones de cuero. Gracias a las armaduras conservadas y a los estudios de arqueología experimental se calcula un peso de unos 9 kilos aproximadamente. Cuando el jinete se lo podía permitir dotaba de protección a la montura en la parte frontal o totalmente, esta última opción en personajes influyentes de las grandes familias.
Hablando de las monturas, el caballo mongol era corto de alzada, entre 130-150 centímetros, más bien un poni para los estándares actuales. Su escaso tamaño le hacía más resistente para las largas marchas por las estepas y sus necesidades alimentarias se reducían a agua y pasto en vez de piensos como era lo habitual en los caballos de guerra europeos. La riqueza de un mongol se media por el número de caballos que poseía, el guerrero medio tendría entre 5 o 6, llegando en algunos casos a los 18.
Detalle armadura lamenar, Wayne Reynolds
Volviendo al guerrero mongol, completaba su panoplia defensiva con un escudo de madera circular para la lucha cuerpo a cuerpo y un casco cónico, elaborado con varias piezas metálicas, con un cubrenucas realizado con la misma técnica de la armadura.
Como no iba a ser de otra manera tiene como arma principal el arco que lleva ahora en el carcaj. El arco está fabricado con cuerno de yak, tendones y bambú unidos con pegamentos y cuerda. Para ganar potencia de tiro se tensaba en contra de la curva natural del material. Las flechas tenían distintas puntas, como se puede observar en la lámina de Wayne Reynolds, elaboradas en hierro templado en salmuera, como timón empleaban plumas de águila. su alcance maximo estimado era de 300 metros aunque para ser eficacez debia ser empleado a menos de 75 metros, según sostiene Hildinger.
En el caso de la caballería pesada podían usar para el cuerpo a cuerpo tanto espadas curvas, lanzas, mazas de cabeza redonda o hacha.
Para finalizar os dejo una secuencia de la película Mongol, donde se puede apreciar la armadura pesada, y al mismo precio una fantasmada asiática con los espadachines a dos manos, que si existieron fueron “la leche”.



Caballería Pesada Mongola” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

publicidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR