26 de enero de 2014

CRUCERO REINA MERCEDES

crucero reina mercedes, historia militar

Amantes de la historia militar os recomiendo leer el primer ensayo de Javier Yuste, un amigo del Blog. El autor nos muestra la historia de un barco que refleja en su periplo el Desatre de una nación y el comienzo de un imperio, un barco dos pabellones en el cambio de siglo que supuso el fin del poderío europeo y el comienzo del estadounidense.
En 1880 el Ministerio de Marina decidió construir tres cruceros con el objetivo de modernizar la armada, dos de ellos se construirían en el Ferrol, el Maria Cristina y el Alfonso XII, mientras que sería en Cartagena donde se construiría nuestro protagonista...

A la hora de bautizar el barco se escogió el de la difunta reina María de las Mercedes, que tras solo 6 meses de matrimonio dejo a su esposo Alfonso XII de forma prematura, murió el 26 de Junio de 1873. Una elección que parece premonitoria de la corta vida del buque para nuestra armada.
La construcción del primer barco de metal en el astillero de Cartagena se prolongó durante varios años tanto por problemas de Tesorería como burocráticos que retrasaron su construcción como alteraron sus dimensiones frente a las del prototipo, María Cristina. el gran retraso de la construcción ,desde la colocación de la quilla el 2 de julio de 1881 hasta su botadura el 12 de septiembre de 1887, convirtió al nuevo barco en un dinosaurio marino frente a los nuevos avances de la armada norteamericana.

CARACTERÍSTICAS DEL NAVIO
ClasificaciónCrucero de segunda clase (no protegido)
Botado12 de septiembre de 1887
Comisionado1892
Desplazamiento2.835 toneladas
A plena carga3.900 toneladas
Eslora84 metros
Manga13 metros
Calado6,70 metros
AparejoTres mástiles con velamen de schooner
PropulsiónUna máquina alternativa de 4100 CV, una hélice, .5 m² de vela
Velocidad13 a 15 nudos
Blindajeninguno
Armamento6 cañones Hontoriax160 mm, 3x105 mm, 2 Nordenfeltx 42 mm, 6 Hotchkissx37 mm, 2 ametralladoras, 5 tubos lanzatorpedos
Tripulación380

Tras recibir su bandera de combate de mano de los Duques de Montpensier, padres de la difunta reina, a comienzos de 1888 y su armamento 1891. Fue destinado en 1893 a la guerra de África, destacando la misión de suministro de Mauser Alemanes y su munición desde Hamburgo a Melilla.
En febrero de 1895 es enviado a Cuba para reforzar la Flota tras el comienzo de la insurrección cubana, Grito de Baire. Entre sus actuaciones en la isla destaca el Incidente del Valencia, un navío estadounidense que navegaba sin bandera en un acto típico de filibusterismo, acciones de contrabando y suministro a los rebeldes que durante años realizaron barcos norteamericanos.
En febrero de 1898 tras la explosión del Maine la armada decide concentrar la flota en una gran unidad pero libra al Reina Mercedes debido al mal estado de las calderas. Se le asigna la misión de fortalecer las defensas de Santiago de Cuba como pontón y artillería flotante. En marzo se le refuerza la amura de estribor con las cadenas de las anclas y se le desmontaron las vergas para mejorar su defensa. Se desmontan cuatro de sus seis cañones Hontoria de 160mm que se aprovechan en las baterías de tierra. Tras la derrota de la armada de Cervera se decide hundir el navío en el canal de entrada al puerto, el encargado de este “honor” es el Alférez Venancio Nárdiz, pero antes de llegar al punto de hundimiento fue atacado lo que hizo que se hundiese cerca de la costa y no lograse se objetivo de cerrar la bahía.  

crucero reina mercedes, historia militar
Cañones de 160 mm del crucero “Reina Mercedes” desmontados para artillar la batería alta de Socapa, en Santiago de Cuba

Una vez acaba da la Guerra los Estadounidenses deseaban llevarse un suvenir, decidieron reflotar el Reina Mercedes y enviarlo a reparar a Maine, Portsmounth Naval Shipyard el 25 de agosto de 1900. Tras varios proyectos se decide convertir en un “Buque de recepción no autopropulsado” en 1902, fue exhibido en varios puertos como trofeo de caza.

crucero reina mercedes, historia militar
Postal del “Reina Mercedes” como buque alojamiento

Tras añadirle barracones y mejorar los camarotes fue enviado a la Academia Naval de Annapolis en 1912, donde sirvió de barracón prisión para los reclutas rebeldes y de alojamiento para los marines e incluso para el comandante de la base hasta su desguace el 6 de noviembre de 1957. Se debe destacar que en 1920 en una visita del Rey Alfonso XIII volvió a ondear la rogigualda, también por paradojas de la historia en los años treinta la nazi y la japonesa.

         Si deseáis saber más de la historia de este barco os recomiendo leer “Cucero Reina Mercedes, de la Armada española a la US Navy” de Javier Yuste y consultar su interesante bibliografía y apéndices, entre los que destaca un análisis de la Armada española de la época e incluso el articulado del Tratado de París.

crucero reina mercedes, historia militar

Editorial: Tombooktu Historia
Páginas: 288
ISBN papel: 978-84-15747-29-1

1 comentario:

publicidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR