publicidad

12 de septiembre de 2017

LOS LANZALLAMAS ESTADOUNIDENSES EN EL PACÍFICO. “SACACORCHOS Y SOPLETE”

Soldados estadounidenses usan lanzallamas en la Batalla de Munda (Nueva Georgia)-1943
Coloreado por Ion Urrestarazu
         La muerte en la guerra puede segar tu vida con todo tipo de guadañas pero si hay una que genera horror con solo su mención es el lanzallamas.
El fuego desde el origen de los tiempos generó pavor tanto entre los hombres como las bestias. Un ejemplo del empleo del fuego en este caso empleando sulfuro, es decir una arma química, fue en el asedio de Platea en el 429 a.C. Se seguirían empleando distintos combustibles en asedios y batallas campales lanzándolos con máquinas de asedio o arcos. Pero serían los bizantinos quienes lograron emplearlo como arma portátil de la infantería, un sifón de fuego griego.
Si bien sería en las trincheras de la Primera Guerra Mundial donde se convertiría en la pesadilla de todo infante. Los padres fueron dos alemanes Richard Fiedler y Bernhard Reddemann. El primero patentó el primer lanzallamas moderno en 1901 que fue mejorado con las ideas de Reddemann (ironías de la vida era jefe de bomberos de Leipizg). El trabajo de ambos fue el lanzallamas ligero Kleif mod. 1912, aunque necesitaba de dos hombres para su uso. Los alemanes equiparon a las unidades de zapadores que en combinación con las stosstruppe, grupos de asalto, limpiarían las trincheras enemigas...

"Portable Trench Aparatus" Primera GM
Photo AMCCOM Historical Office,
American University.
Durante la Gran Guerra ambos bandos emplearon de forma habitual los lanzallamas debido a su valor como arma psicológica.  La realidad es que su índice de efectividad no era muy elevado ya que al emplear gasolina como combustible y carecer de un gelificante no se adhería fácilmente al objetivo. Sea cual sea su efectividad nadie puede dudar de los dolores de la víctima llegando a ser considerada como una arma prohibida en muchos tratados.
Entre los países que en el periodo de entreguerras no tenían lanzallamas entre su arsenal destacaba los EE.UU. ¿Por qué? La razón podría ser del tipo humanitario pero no fue este el motivo. En la primera Guerra Mundial las tropas estadounidenses emplearon lanzallamas de forma habitual. El desarrollo de tácticas contra su despliegue y el peligro extremo del sistema de lanzallamas contribuyeron a que las fuerzas estadounidenses lo consideraran un fracaso total. El general Amos A. Fries, jefe del departamento de Servicio de Guerra Química (CWS) entre 1920 y 1929 comentó que los lanzallamas eran: "uno de los mayores fracasos entre los muchos dispositivos prometedores probados a gran escala en el guerra".  El empleo en la Guerra de Abisinia y la Civil Española pero sobre todo por los zapadores alemanes en la Blitzkrieg llamó la atención del Secretario de la Guerra. Pero la razón última para su utilización seria la futura guerra que se avecinaba especialmente la posibilidad de combatir contra los japoneses en las tupidas selvas asiáticas.
Prueba del E1R1.  Leo P. Brophy, Wyndham D. Millas
En 1939 el Cuerpo de Armas Químicas creo el primer modelo de lanzallamas para las unidades de zapadores. El primer modelo experimental seria conocido como el E1 fue construido por la empresa Kincaid en 1940 pero debido a su elevado peso fue rechazado. La misma compañía en marzo de 1940 presentaría el E1-R1, mucho más ligero y con un alcance de 32 metros y 8 segundos de funcionamiento,  tras ser aprobado por la Junta de Ingenieros se convierte en el M1. La construcción de unas 1000 unidades es encargada a la empresa EC Beattie Brown.
Lanzallamas M1. Us-Army Collectors 
Su bautizo de fuego fue en 1942 en Nueva Guinea donde se demostró que la humedad y el calor del pacífico reducían la vida útil de las baterías del encendedor, además del incorrecto diseño y fragilidad de los mecanismos. El relato del cabo Tirrell uno de sus primeros operarios es esclarecedor “el aceite llameante cayó goteando a medio camino e incendió la hierba. Una y otra vez el cabo Tirrell intento alcanzar el bunker, pero la llama no llegaba”. Estos primeros fallos sirvieron para crear un nuevo lanzallamas mucho más eficaz y preciso. 
Kit de Mezcla para el Napalm. Us-Army Collectors 
Antes de hablar del nuevo lanzallamas es necesario conocer el nuevo combustible que se iba a emplear. Ya hablamos de la poca eficacia de emplear solo gasolina por lo que se experimentó con caucho para convertir este combustible en una gelatina que tendría más alcance y duración. En 1942 el Cuerpo de Armas Químicas con la colaboración de un equipo de científicos de la universidad de Harvard dirigidos por el Dr. Luis Fieser crearon el Napalm. Su nombre procede del acrónimo de ácido nafténico y ácido palmítico, con los que se fabrica. Estas sustancias mezcladas con gasolina producen una gelatina altamente inflamable y que arde lentamente. Puede apagarse mediante sofocación, es decir eliminando el comburente O2, la inmersión total en agua o con privación de oxígeno, pero en cualquier otro caso ardería hasta su autoextinción.
El nuevo modelo se denominó M1A1, y los casi 13.000 equipos fueron fabricados por Beattie Manufacturing Co. y CE. Brown Co. Para que se pudiese emplear el Napalm se creó este nuevo lanzallamas basándose en el M1. Se modificó el sistema de combustible, el regulador de presión, las válvulas y la pistola de llama para soportar las presiones más altas del napalm. El nuevo modelo alcanzaba los 46 metros de alcance y una duración máxima de 10 segundos.
M1A1. Us-Army Collectors 
Uno de los problemas era su corta duración tanto por el tamaño de la bombona como por su fragilidad. Para poder repostar y mantenerlo en perfecto estado se diseñaron unos carritos para su transporte y se equiparon una serie de jeeps como talleres de reparación. El combustible no era un problema porque se podría emplear el de los vehículos o transportarlo en jerrycans, pero si el polvo gelificante que se debía mezclar con un kit especifico que junto a las bombonas de nitrógeno del propulsor debían ser transportados haciendo muy aparatoso su empleo en la selva. 
Carrito para trasportar dos M1A1 y sus repuestos. Se ven dos Jerrycan
Us-Army Collectors 
En 1944 comienza la producción del M2 llegando a las 24.601 copias. Desde principios de 1950, el lanzallamas M2 en stock y fabricado durante la Segunda Guerra Mundial se actualizan con la designación M2A1-2 seguirán en uso hasta la guerra en Vietnam.
El Ejército fue poco a poco introduciendo este arma en las unidades de zapadores, muestra de esta evolución es que en 1942 había 24 lanzallamas en una división mientras que en 1944 eran 192 los asignados en el Pacifico. Hay que destacar que en Europa se emplearon a una escala claramente inferior. Por ejemplo en el Dia-D solo se asignaron 150 en total a todas las unidades, por cierto unos 100 fueron tirados en el agua por sus operarios para poder salir del agua.
¿Cómo se empleaban? El operario del lanzallamas iba acompañado de un ayudante que accionaba una serie de llaves para abrir la conexión entre el combustible y el propulsor, además de transportar a partir de 1944 un tanque extra de combustible. Debido a los fallos de la bujía de ignición los equipos de lanzallamas llevaban granadas incendiarias para asegurar la parrilla.
Operador de lanzallamas M2 de la Co. E, 2º Bn, 9º Marines.
Iwo Jima, 1945. U.S. Marine Corps Photograph 111006..
Los lanzallamas convertían en un blanco fácil a su operario por lo que se empezaron a crear unos grupos especializados para destruir bunkers formados entre 15 y 20 hombres. Estos grupos tanto en los Marines como en el Ejército estaban formados por dos lanzallamas, fusileros, zapadores, bazucas. La técnica más empleada era la llamada “SACACORCHOS Y SOPLETE”  en el que se combinaban todas estas armas. En primer lugar los lanzallamas limpiaban la zona acabando con la maleza; mientras que los fusileros y ametralladoras daban fuego de cobertura, evitando que los japoneses usasen las troneras, los lanzallamas se acercaban; tras asar el bunker los equipos de demolición lanzaban varia cargas explosivas para acabar con los que no estaban calcinados. La verdad es que la muerte de los soldados nipones debía ser de lo más horrible.
Espero os haya gustado este artículo, si queréis puedo escribir más sobre este arma en otros ejércitos y guerras. Vuestros comentarios ayudan a mejorar.

Lanzallamas en Iwo Jima
Escena de la serie tv "The Pacific" lanzallamas M2
SSgt Bill Seklscki dispara un lanzallamas en una posición japonesa.
Manacag Luzon P.I. 25 de enero de 1945. Foto Archivos Nacionales 
Fuentes y créditos

“Los lanzallamas estadounidenses en el Pacífico. Sacacorchos y soplete” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar 

2 comentarios:

  1. Muy buena presentacion. Bien redaactado. Muchas gracias por la info

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, me alegro que te haya gustado y sobre todo por comentar. Me hace falta vuestras opiniones para saber si gustan o no lo artículos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR