publicidad

27 de julio de 2017

LOS UOMINI GAMMA, LOS BUZOS DE LA REGIA MARINA

         Italia fue una pionera de las unidades especiales de ataque naval, conocidas como Medios de Ataque, que iban desde minisubmarinos a lanchas rápidas. En esa capacidad de los italianos de improvisar una respuesta eficaz y barata ante la superioridad de medios de los enemigos es donde aparecen nuestros hombres gamma, submarinistas de ataque.
         La idea surgió en la Primera Guerra Mundial cuando el capitán Ángelo Belloni, inspirado en los buzos de 20.000 Leguas de Viajes Submarinos creía posible un ataque con cargas explosivas llevadas por estos. Pero en esa época la capacidad técnica era limitada, ya que el buzo tenía que respirar a través un largo tubo, algo imposible en los raids a puertos enemigos...
Compra este libro
y ayuda a BHM
         Ante la futura Invasión de Etiopia la Regia Marina sabía que tenía que mejorar de cualquier modo posible su desfavorable balance frente a la Roya Navy. Belloni tenía ahora el total apoyo del Estado Mayor para probar su idea. La idea era que buzos con grandes lastres que le permitían caminar en el agua, saliesen de un submarino y se acercasen al objetivo. El problema es que para esta misión se empleaban los respiradores de emergencia Davis, con poca autonomía ya que estaban diseñados para evacuación en caso de hundimientos. Se encargó a la marca Pirelli el desarrollo de un equipo autónomo de respiración sin burbujas con una gran autonomía.
Buzo de Belloni
con barril explosivo
       Tras estos primeros experimentos en 1938 la cada vez más caliente situación internacional llevo al desarrollo de una escuela de buceadores, Scuola di Sommozzatori en la Academia Naval de Livorno. Realmente este centro de entrenamiento dependía del Núcleo de Medios de Asalto de la X Flotilla Mas. Entre los instructores estaba de nuevo Belloni, que había diseñado un traje de goma empleado por los buzos en sus caminatas por el fondo marino cargando con un barril explosivo de 50 kilos. La idea era poner la carga y escapar alcanzando la costa, no volviendo al sumergible. Pese a la teoría de que podían andar bajo el agua unos 20 kilómetros la realidad es que era casi imposible llegar a los 4 tanto por cansancio como por envenenamiento por dióxido de carbono como oxígeno.
         Pero sería el teniente de navio Eugenio Wolk el que convertiría a estos buzos en verdaderos hombres rana. Su idea era aligerar el equipo y que en vez de andar nadasen, para lo que diseño unas aletas y un traje  muy ligero. Las pruebas de su idea superaron con creces los resultados de los buzos de Belloni por lo que se decidió que sería el nado la forma de ataque de los saboteadores submarinos italianos.
Teniente de navio Eugenio Wolk
         Estos buceadores se conocieron como Uomini Gamma, los Hombres Gamma, que gracias a una pequeña bomba lapa, bauletto, que colocaban en la aleta de rolido o cualquier saliente con unos sargentos, especie de pinza mordaza, podían hundir o dañar grandes navíos. La bomba tenía una hélice que detonaba la carga explosiva cuando se superase los cinco nudos es decir cuando saliesen del puerto con el doble propósito de causar más daño (dificultando el reflote) y simular un ataque de torpedos.
El principal secreto de esta unidad era su autorespirador ARO de Pirelli con una autonomía de tres horas en el modelo 49/bis. También esta empresa, conocida en la actualidad por sus neumáticos, fue la fabricante de los trajes, aletas y máscaras basados en los modelos casero fabricado por Wolk. Los primeros modelos no eran totalmente estancos por lo que los hombres gamma llevaban ropa interior de lana para conservar el calor corporal.
Reloj Radiomir de L. Ferraro. Paneraiclub
Pero faltaba un elemento esencial para orientarse en las oscuras aguas, ya que salir a la superficie no era factible. Una fábrica de relojes de Florencia llamada Orologeria Panerai había diseñado en 1915 unas miras para cañones que eran autoiluminantes. La Regia Marina mando la fabricación de relojes, profundimetros y brújulas que además de ser sumergibles fuesen visibles en la oscuridad. El primer prototipo de orologi Radiomir usando una mezcla de sulfuro de zinc con bromuro de radio en las flechas, números y letras de sus aparatos. Panerai diseño una linterna y un cuchillo, aunque disponían de otro modelo: el Galeazzi con una pequeña llave inglesa en el mango (fotos de los dos tipos al final).
Hombres Gamma entrenando como superar barreras antisubmarinas
Cuchillo Galeazzi
Daga Panerai con los planos del diseño

VIDEO SOBRE "LOS UOMONI GAMMA"
ENTREVISTA A EUGENIO WOLK
IMAGENES DE LOS PROTOTIPOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR