publicidad

17 de julio de 2017

“AÑO CERO, HISTORIA DE 1945” libro

Las calles de París, Londres, Moscú y Nueva York y cientos de ciudades celebraron en 1945 el fin de una guerra que había desangrado al mundo como nunca antes se había sufrido. Pero la alegría no era la misma en otras ciudades que no sabían cuál iba a ser su futuro. Millones de personas anónimas vivirán en 1945 un nuevo mundo que cambiará sus vidas y el mapa mundial, millones de personas serán empujadas a un éxodo sin igual para cumplir el deseo de los vencedores.
El autor Ian Buruma comienza el relato con la experiencia de su padre, un joven holandés que fue trasladado a Berlín para servir como obrero forzado al igual que miles de ciudadanos de países conquistados por los alemanes. Él viviría la paradoja del triunfo rodeado de los perdedores pero su única preocupación era regresar a su hogar. Así damos comienzo a un relato que huye de los grandes líderes y se centra en la microhistoria, en como la Historia cambia nuestras historias...
En Año Cero conoceréis el mundo que surgió de los escombros de la Segunda Guerra Mundial donde la “Exultación” por la victoria o la liberación ocultó por unos días el “hambre”.  Miles de hombres y mujeres tras ver tan cerca la muerte se dejaron llevar por el frenesí, una liberación sexual que sorprende especialmente entre los supervivientes de los campos de concentración o entre las mujeres que en Japón se unieron a los cientos de prostíbulos creados para los soldados yankis. En unos casos la confraternización con el antiguo enemigo era por conseguir comida para la familia pero en otros sólo por conseguir lujos que únicamente los vencedores podían suministrar. Entre los datos que más me llamaron la atención fue la creación en Japón de la Asociación de Ocio y Recreo para apaciguar el ansia de los conquistadores.
Pero no todo era felicidad en el regreso a casa de los soldados ya que la vuelta a la normalidad no era tan sencillo como dejar las armas. En Japón se consideraba a los soldados como los culpables de la humillación del país e incluso se les echaba en cara no haber muerto por el emperador. Incluso los vencedores tuvieron que crear leyes para regular el regreso a la vida civil de miles de jóvenes que habían abandonado sus trabajos y estudios por defender su país a miles de kilómetros. En el caso de los soldados soviéticos capturados pasarían de un infierno a otro en su propia patria por rendirse y no haber muerto y ya no hablemos de lo que les esperaba a los traidores. Tengo que destacar el caso de los cosacos que se habían unido a la Wermacht y junto a sus familias se habían retirado hasta Italia, ahora serían entregados a Stalin como se había pactado en Postdam.
La guerra abrió decenas de Cajas de Pandora que darian rienda suelta a los odios que estaban latentes en muchos países. En Polonia y Eslovaquia grupos de jóvenes nacionalistas se dedicaron a asesinar a alemanes e incluso a los judíos supervivientes de los campos.  En los Balcanes las guerrillas comunistas se dedicaron a eliminar a los simpatizantes de los alemanes e incluso a los conservadores y monárquicos que se habían enfretado a los nazis. El caso de Grecia y la participación británica para instaurar la monarquía en un intento de parar el avance comunista  en ese país. En el lejano Oriente los japoneses supieron predicar el mensaje de “Asia para los Asiáticos” entre jóvenes nacionalistas como Suharto en Indonesia, que vieron el momento de librarse de los blancos, en este caso de los Holandeses. La guerra mostró la debilidad de los colonizadores y que podían ser vencidos por lo que surgieron grupos armados que impedirán el regreso de los franceses, británicos y holandeses a Vietnam, Indonesia, Camboya, Birmania… En el caso de Argelia que nunca dejó de estar bajo dominación francesa fue el deseo de igualdad de los musulmanes y la inmovilidad de París la causa de una revuelta que causó más de 30.000 muertos.
Además del cambio de fronteras en Europa y el movimiento de millones de personas se le unió  los refugiados que huían de los regímenes que por motivos étnicos o religiosos no los querían en sus nuevas naciones. También aquellos que buscaron lejos de sus hogares un nuevo porvenir en América,  como los ciudadanos de los países bálticos, ucranianos y polacos que desean huir del comunismo. También los jóvenes sionistas supervivientes del Holacausto que desean a volver a vivir en el monte Sión de Jerusalén.
En resumen un libro que os aportara una visión esencial para comprender el mundo actual, ya que como bien dice el autor fue una guerra que no acabó hasta la Caída del Muro de Berlín en 1989. No todo en la Historia Militar son las batallas sino también tenemos que conocer las consecuencias de estas para comprender mejor la dureza de la guerra.
El libro de Buruma está lleno de detalles espantosos...con la extrañeza que hay siempre en los hechos históricos cuando están vistos a través de los ojos de las personas comunes que los sufrieron. Pero hay un final que es esperanzador, porque apunta a la Europa reconciliada, igualadora y próspera que empezaría a surgir, contra todas las previsiones, al cabo de unos pocos años.
Antonio Muñoz Molina
Ficha Técnica: 
Autor: Iam Buruma
Nº de páginas: 309 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: Pasado&Presente
ISBN:  9788494212925



Año cero. Historia de 1945” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR