publicidad

20 de mayo de 2017

¿DÓNDE HUBIERAS QUERIDO ESTAR EN LA 2ª GUERRA MUNDIAL?

Que dura la vida del oficinista, que dolores de cuello…
US Army Medical Deparment 
Esau Rodríguez Delgado nos da unos interesantes datos para resolver el eterno dilema de los amantes de la Historia ¿Si tu hubieses vivido en esa época?. A ver si después de leer este artículo seguís con la misma idea. 
No se trata de una pregunta de en qué bando, ni nada por el estilo, sino, en caso de haber nacido en la década de los 20, y si tu intención es sobrevivir, ¿dónde hubieras querido encontrarte en el conflicto? Está claro que es una pregunta con truco, ya que la mejor respuesta sería “En el Estado Mayor Norteamericano en Washington”, pero imaginémonos que somos unos jóvenes europeos (o japoneses, o americanos) de clase media-baja que llaman a fila, ¿dónde hubieras tenido más posibilidad de sobrevivir? ¿Lo hubieras conseguido?  Veamos algunos casos...

En todas las películas siempre se ve al típico oficial nazi y sádico que para meter miedo dice aquello de “¿quiere que le envíe a una unidad en el Este?” Pues la verdad, bien visto le podría haber amenazado con mandarlo a la escuela de pilotos, y esto es así porque en relación a número de miembros/pérdidas en un periodo, ha quedado demostrado que en 1942 tenías más posibilidades de sobrevivir un alemán medio en una unidad de las Waften SS en el frente oriental, que volando en una caza Messerschmitt defendiendo Alemania. Aunque para probabilidades  adversas las de los jóvenes norteamericanos que volaban en 1943 en las primeras fortalezas volantes sin acompañamiento de cazas: era mejor ser un fusilero en una compañía de marines en el Pacífico, que miembro de la 8ª fuerza aérea (esta información la podéis encontrar en “La guerra que había que ganar” de Murray y Millett).
En el frente del Este y como piloto, adoro el riesgo…
Guerra Abierta
Aunque para situaciones angustiosas, la de los submarinistas alemanes: según Busch en “Así fue la guerra submarina de 39000 marinos alemanes (oficiales y marineros) que se embarcaron en un submarino, más del 80% fallecieron (y no, no hay estadísticas de heridos porque cuando un submarino se hunde, pues no hay muchos heridos, o son muy pocos casos los que consiguen emerger de alguna manera).
Durante la guerra los alemanes perdieron 785 submarinos, el 31% por cargas de profundidad.
Jotdown
Aunque si eras un soldado soviéticos al principio de la guerra, y te rendiste por la razón que sea, seguramente no sobreviviste a la guerra: más de 5,7 millones de prisioneros hicieron los alemanes en algún momento de la guerra, de los cuales unos 3,3 millones perecieron de una u otra manera, y los “liberados” digamos que no fueron muy bien acogidos en el seno soviético, siendo muchos utilizados en las fases finales de la guerra como parte de batallones de castigo.
“Si alguno es Comisario, sus posibilidades de sobrevivir acaban de bajar en picado…”
Si fuiste un soldado alemán y te capturaron los soviéticos (unos 3 millones de prisioneros en algún momento o tras la firma del armisticio) los datos bailan entre los más conservadores de un 10% de muertos (Richard Overy en "The Dictators: Hitler's Germany, Stalin's Russia") o los más extremos con un millón de muertos (como dicen algunos, en la mitad está la virtud) Pero claro, prisionero… quizás te rendiste y el tovarich no tenía ganas de cargar con un prisionero y te pegó un tiro, nunca lo sabremos.
“Tranquilo, que lo del frío en Siberia es propaganda capitalista…”
Segundaguerramundial.es
Aunque está claro que tus posibilidades se reducían al mínimo como fusilero en un batallón japonés, así en Okinawa las bajas fueron de casi el 93% con menos del 5% de prisioneros, y tampoco se mencionan heridos, que extraño.
A este le ha “tocado” la lotería.
Taringa
Aunque si lo que tenías claro es que no ibas a sobrevivir, ¿qué tal piloto kamikaze?

"Donde hubieras querido estar en la SGM" Esau Rodríguez Delgado - Bellumartis Historia Militar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR