publicidad

7 de octubre de 2016

LOS Q-SHIP, CAZA CON SEÑUELO



         Desde la victoria británica en Trafalgar nadie en Europa se había atrevido a disputar el dominio de los mares a la Royal Navy británica. Pero a comienzos de la segunda década del siglo XX el káiser Guillermo apostó fuerte por la Deutsche Kaiserliche Marine incrementando el número de acorazados y buques de superficie.
         En origen el submarino fue concebido en Alemania como parte del sistema defensivo desde que en 1906 votaron su primer U-Boot, el SM U1. En 1912 se aprobó un programa de construcción de 58 sumergibles en siete años pero el comienzo de la guerra trastocó claramente los planes.
         El Reino unido apostó por un férreo bloqueo comercial a Alemania que perdió una cuarta parte de su flota mercante (unos 4 millones de Toneladas de Registro Bruto) en los primeros meses de la Gran Guerra. En respuesta Alemania tras probar la eficacia de los submarinos en la lucha contra los buques de guerra dio inicio a su versión del bloqueo comercial. El 22 de febrero de 1915 se inicia la Handelskrieg o Guerra del Comercio. En los primeros cien días de esta nueva estrategia de bloqueo de suministros a los británicos, un total de 115 barcos enemigos fueron hundidos por ataques de U-Boote...

         Todo navío con pabellón aliado o aquellos neutrales sospechosos de transportar material bélico eran posibles víctimas de los submarinos alemanes. Aunque las leyes internacionales obligaban a avisar al mercante para que se detuviese y así la tripulación del submarino examinase la carga, la práctica real era disparar sin preguntar.
         Ante la pérdida de mercantes aislados por el ataque de los sumergibles alemanes el Almirantazgo necesitaba un arma eficaz. Ni el uso de las cargas de profundidad o el empleo de convoyes eran eficaces ya que solo el fuego artillero podía destruir un submarino en aquellos tiempos. Pero para que este método fuese efectivo el enemigo tenía que estar en la superficie. ¿Cómo hacerle subir?
Dibujo en una caja cigarillos
         La respuesta era la caza con reclamo, es decir mostrarle una presa fácil para que saliese a superficie. Debido a que los submarinos solo portaban cuatro torpedos en su interior, reservaban estas armas para las presas más importantes destruyendo a los mercantes con su cañón de 88 mm.  
         Como cebo se eligieron varios mercantes, pesqueros e incluso goletas (Result, renombrado Q-23), a las que se les realizaron una serie de modificaciones para ocultar su carácter militar mediante toldos o construcciones de madera o chapa. En origen estaban armados con varios cañones de pequeño calibre (57 o 76 mm) y uno más potente de 102 mm, si bien siguiendo las recomendaciones del vicealmirante Lewis Bayly algunos se dotaron de hasta cuatro piezas de estos últimos. Más tarde se dotaría a algún navío de torpedos y cargas de profundidad. En sus bodegas en vez de transportar valiosas mercancías estaban llenas de tablones de madera que por un lado darían sensación de estar llenos y por otro lado en caso de ser alcanzados por el fuego enemigo ayudarían a mantenerse a flote.
Cañon de un Q-Ship en posción de disparo. Leander-project
Los Misteriosos navíos señuelo, decoy, eran conocidos oficialmente como Buques de Servicios Especiales pero pasaron a la historia como los Q- Ships. La Q no tiene que ver con camuflaje ni nada parecido, ya que proviene de puerto irlandés de Queenstown. Esta sería la base de donde partían los buques misteriosos en búsqueda de los U-boot, de ahí el nombre que los alemanes dieron a esta base: U-Boot-Falle, la trampa de submarinos.
Q-ship en modo presa y cazador. Byrdwords
Los Q-Ships navegaban en solitario con pabellón mercante, tanto británico como neutral, en espera de ser vistos por un submarino alemán. Sabiendo que ante una víctima débil los germanos no desperdiciarían sus valiosos torpedos, sino saliendo a la superficie para destruirlos con su cañón.  Para ello los Q-Ships simulaban una rendición  izando bandera blanca y  la panic party, parte de la tripulación gritando que no les matasen abandonaban el barco, para que los atacantes se confiasen que eran una presa fácil. Cuando el submarino se posicionaba para el ataque, el capitán del barco señuelo ordenaría el zafarrancho de combate. De repente se izaría la bandera de la Royal Navy y la tripulación quitaría los paneles y lonas que ocultaban los cañones, ahora el ratón cazaría al gato.
Pese a que los alemanes aprendieron rápidamente la lección, los casi 200 Q-Ship fueron los causantes del 10% de los hundimientos de submarinos alemanes en la Primera Guerra mundial. De hecho los británicos confiaron en esta arma para las futuras guerras entre septiembre y octubre de 1939 fueron botados 9 buques señuelos pero esta vez con escaso éxito.

         Para saber más:
-                   British Special Service or Q-Ships. Naval-history.net

-            
La "Panic Party" llamando la atencion de los alemanes
Libreria del Congreso
 Los Q-Ship, caza con señuelo” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR