publicidad

10 de septiembre de 2016

PARACAIDISTAS ESPAÑOLES



Salto en la Manga del mar Menor. Antonio Navarro Menchón

        En el año 852 la ciudad de Córdoba asistió al primer salto conocido de la Historia de un paracaidista. El pionero fue Abbás ibn Firnás que se lanzó desde una alta torre de la ciudad califal aterrizando de manera accidentada, lo que le provocó unas heridas leves leves. Durante siglos, grandes sabios, como Leonardo da Vinci, y algún que otro desdichado trataron de saltar desde el cielo de forma segura.
         En 1616 Fausto de Veranzio en su libro “Machinae Nova” muestra el Homo Volans, un grabado con un hombre en un paracaídas rectangular, con cuatro líneas sujetas al cuerpo en forma de arnés. Pero no sería hasta 1783 cuando Louis-Sébastien Lenormand de forma sistematizada fue construyendo diferentes prototipos todos ellos con un armazón rígido. Si bien el verdadero precursor del paracaídas moderno fue Jean Pierre Blanchard que diseño, en 1785, el primero con cúpula de seda empaquetable para saltar desde un globo en caso de emergencia....

Homo Volans. Fausto de Veranzio
        Tras varios modelos y pruebas desde globos el gran salto en el desarrollo de esta equipación surgió con la aparición de la aviación y especialmente en la Primera Guerra Mundial salvando la vida a cientos de pilotos. El 9 de agosto de 1918 el teniente Alessandro Tandura saltó tras las líneas austrohúngaras en la primera operación aerotransportada de la Historia Militar. Sería en el periodo de entreguerras cuando se van creando distintas unidades especializadas en operaciones aerotransportadas: pese a que la mayor parte de los aficionados a la historia creen que fueron los alemanes, los verdaderos precursores fueron los italianos que en 1927 crearon la División Folgore y Nembo.   
        Volviendo a la tierra que vio el primer salto de la Historia, ya en 1927 se creó el primer curso para pilotos y navegantes impartido por el capitán José Méndez Parada, en su honor se bautizó con su nombre a la  Escuela Militar de Paracaidismo "Méndez Parada" (EMP) en Alcantarilla, Murcia. En 1939, el recién creado Ejercito del Aire incorpora dentro de sus Tropas de Aviación a las unidades paracaidistas, que en 1946 dan lugar a la Primera Bandera de la Primera Legión de Tropas de Aviación. En 1953 se transformó en el Primer Escuadrón de Paracaidistas que tuvo su bautizo de fuego en 1957 durante la campaña de Ifni-Sahara. Debido a la creación de esta especialidad en el Ejército de Tierra y para evitar duplicidades se disolvió en 1965 el Escuadrón, quedando en el Ejército del Aire solo una Escuadrilla de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC).
Paracaidista EZAPAC. A. Navarro Menchón
         En 1953 el Ministro del Ejército, General Agustín Muñoz Grandes encomendó al comandante Tomás Pallas Sierra la creación del primer curso de paracaidistas, que dio lugar a la Primera Bandera Paracaidista Roger de Flor. Esta unidad heterogénea tanto por la procedencia de sus soldados como por su uniformidad fue equipada con los paracaídas modelo T-6, el 16 de marzo se les entrego el rokiskis, emblema de haber superado el curso de paracaidismo. Tras el éxito de esta unidad se crea la Segunda Bandera Roger de Lauria y se decide la creación de la Agrupación de Banderas Paracaidistas del Ejército de Tierra en 1955. Al igual que la unidad del Aire tiene su bautizo de sangre en la Campaña de Sidi-Ifni donde murieron 37 integrantes de estas banderas. Esta frase del teniente coronel Crespo del Castillo resume a la perfección el espíritu de esta nueva unidad durante los combates:

"Nunca una nueva Unidad ha abierto tan brillantemente su historial de guerra como esa, hasta hace poco bisoña Agrupación de Paracaidistas, y si hacemos honor al espíritu combativo, a la magnífica preparación física puesta de manifiesto siempre que hubo que hacer un supremo esfuerzo, y el valor ya reconocido y altamente acreditado en todas las operaciones en que ha tomado parte la Agrupación, bien podemos decir que el espíritu heroico de la gloriosa Legión y el arrojo y coraje de nuestros infantes ha reencarnado brillantemente en esos nuevos y heroicos legionarios paracaidistas."
Especialista  del EZAPAC en salto HALO. A. Navarro Menchón

         Tras la creación de la Tercera bandera Ortiz de Zarate se decide reorganizar la Agrupación a nivel de Brigada  en 1965, bajo las órdenes de General D. Julio Coloma Gallegos. En 1991 la BRIPAC, Brigada Paracaidista, es la primera unidad española enviada a misiones internacionales, dando comienzo a una serie de misiones a lo largo del globo, la afortunada fue la Bandera Roger de Flor desplegada en el Kurdistán iraquí.

Este texto y varios más del blog Bellumartis Historia Militar formarán parte de la futura exposición del pintor Antonio Navarro Menchón en el Museo Militar de la Coruña, de la que ya seréis informados en un futuro cercano.
Catedral de Murcia y un paracaidista. Antonio Navarro Menchón
 Paracaidistas Españoles” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR