publicidad

2 de septiembre de 2016

EL CARRO DE INFANTERÍA CHURCHILL



Churchill mirando a los churchills. IWM

         El veterano de la carga de caballería de Orduman, mira con cierto aire de melancolía el paso de la columna de carros de combate que llevan su apellido, en honor a John Churchill, 1º Duque de Marlborough. El ahora Primer Ministro Winston Churchill se enfrenta a un reto aún mayor que el de su antepasado durante la Guerra de Sucesión Española y precisa de las mejores armas y soldados de los que dispone el Imperio.
         El Ejército Británico tenía establecida una clara distinción entre los carros de combate destinados al apoyo de la infantería y los cruceros, cruiser, para penetrar en el despliegue enemigo. Los carros de infantería tenían un mayor blindaje para hacer frente a las mayores amenazas debido a su papel de combate en primera línea. Como consecuencia su peso era mayor lo que conllevaba una menor velocidad, comparado con los cruiser, pero esto no importaba ya que tenían que avanzar al paso de los infantes...

         Al comienzo de la SGM el Reino Unido disponía de varios carros de infantería disponibles: el MKI (A11) y MKII (A12) Matilda, el MK III Vickers Valentine. En septiembre de 1939 los expertos creían que los combates en el Frente Occidental serían muy similares a los del final de la Gran Guerra, con grandes concentraciones de tropas atrincheradas. Para superar los campos de cráteres y trincheras se pidió al Superintendente de Proyectos de Carros de Combate un prototipo de carro de infantería pesado capaz de atravesar estos terrenos además de romper las alambradas y hacer frente a posiciones fijas enemigas.
Prototipo A20 con cañones laterales
          La respuesta fue el proyecto A20, con un elevado recorrido superior para las orugas que recordaba a los primeros modelos de la PGM e incluso estaba dotado de dos cañones de dos libras en los laterales. Pero cuando Harland y Wolff Ltd. fabricaron los primeros prototipos en junio de 1940 ya se instaló en una torre giratoria y el otro en el frente, al lado del conductor.
         Como consecuencia de la caída de Francia y las lecciones extraídas de los panzer alemanes se decidió reducir su tamaño y modificar la potencia de sus motores. El responsable del nuevo proyecto A22 sería H.E. Merrit con el apoyo de los ingenieros de Vauxhall Motors Ltd. el nuevo carro seria conocido como Mark IV Churchill, con un fin claramente propagandístico tanto en honor al héroe de Malplaquet y al Primer Ministro.
Churchill MKI.Wikicommons
          La configuración del Churchill sigue los estándares de los demás carros británicos, compartimentado en cuatro cámaras: la de conducción donde iba el ametrallador (o artillero auxiliar del cañón frontal) y conductor; cámara de combate con la torre donde estaba el jefe de carro, tirador y cargador-operador; cámara del motor donde se hallaban los radiadores y el depósito de combustible; en la trasera la caja de cambios, frenos y otros dispositivos eléctricos. El motor estándar del Mark I era el Vauxhall Bedford Twin-Six de 350 CV que permitía una velocidad de 13 km/h campo a través y 25 en carretera, os parecerá poco pero recordar su función de apoyo a la infantería. Una de las principales características del Churchill son dos trampillas de escape laterales, que son consecuencia del diseño original del A20 ya que al eliminar los cañones laterales quedo un hueco en los costados que fue empleado para estas salidas de emergencias.
Churchill MKVII (A20F) con trampillas circulares
y con un voluminiso pasadizo sobre las cadenas. Wikicommons
          En cuanto a las características de blindaje y armamento hay que explicar la progresiva evolución con las nuevas configuraciones que se fueron fabricando. En los primeros modelos el blindaje máximo era de 102 mm llegando a 152 mm en los últimos modelos. En cuanto a las armas el Mark I estaba dotado con un cañón de 2 libras, un poco desfasado para la época por la dificultad de fabricar en serie los más eficaces de 6 libras, y una ametralladora coaxial Besa en la torre de fundición y otro cañón de 76,2 mm en el casco. En el Mark III se instaló un cañón de seis libras en unas nuevas torres con elementos soldados además de añadirle una pasadizo que cubría la parte superior de las orugas. 
         Pero entre todas las versiones, mi favorito es el Mark VII Crocodile con su singular remolque. En este carrito trasportaba 1800 litros de combustibles, algunos os preguntareis para que tanta gasolina si es un vehículo de apoyo. La respuesta es que no era gasolina sino combustible para el potente lanzallamas situado en la parte frontal del casco, que sustituyó el cañón auxiliar, con un alcance de unos 110 metros aunque hay fuentes que aseguran que llegaba a los 140 m. 
Churchill MKVII Crocodile. Wikicommons
          Tras varias modificaciones y mejoras, una de ellas tan sencilla como modificar la orientación de las rejillas de las persianas de ventilación, convirtieron al Churchill en un vehículo muy fiable. En total se construyeron unas 5.640 unidades de las 11 versiones de este carro que sirvieron a la Corona en escenarios como: Sahara, Túnez, Noroeste de Europa, Italia, Birmania y Corea e incluso hubo varias unidades en el Ejército Rojo.
Churchill MkIV del Ejército Rojo y los restos de  un SD.kfz 232
Wikicommons
Os invito a leer “El carro de Infantería Churchill” de Bryan Perret de la editorial Osprey editado en España por RBA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR