publicidad

13 de agosto de 2016

HOPLITODROMOS



Ánfora de pinturas negras, 323-322 a.C. Wikicommons
          
 Inundados por un torrente de cólera, fuimos a su encuentro corriendo con lanza y escudo, de pie, hombre contra hombre, mordiéndonos los labios por la furia. Bajo la nube de flechas no podía verse el sol.

Aristófanes, Las avispas

         En la antigua Grecia donde la ciudadanía y la milicia iban de la mano, era normal que fuese imposible distinguir el deporte y el entrenamiento para la guerra. Por lo que los juegos olímpicos o los demás juegos Panhelénicos eran una forma de demostrar las habilidades físicas de los mejores guerreros de las polis, pero ahora esto sería políticamente incorrecto.
Ahora en plena modernidad donde nos enseñaron a etiquetar y a separar actividades según su finalidad, nos puede llamar la atención  que un tercio de los deportistas brasileños en estas Olimpiadas sean militares. Peo en la antigüedad lo raro sería lo contrario ya que los hombres en la flor de la vida, en plenitud física servían a sus polis como hoplitas...

Entre las diversas competiciones físicas de origen castrense que se realizaban en las Olimpiadas podemos destacar la Ὁπλιτόδρομος. La hoplitodromos o carrera de soldados se añadió en el 520 a.C. en la 65º edición y era la última de las competiciones de este estilo en los Juegos.  Esta posición como broche final podría ser una muestra del valor que la sociedad helénica daba a este deporte, o más bien dicho, entrenamiento militar.
Ánfora de figuras rojas, 480-470 a.C. Wikicommons
La competición consistía en correr una vuelta sencilla al estadio, diaulos, entre 350-400 metros con la equipación hoplita básica, compuesta de aspis, grebas y casco. En otras competiciones panhelénicas era de mayor longitud: en Nemea se corrían 4 estadios, alrededor de 800 metros, mientras que en Platea y Beocia  eran 15 estadios, unos 3 kilómetros.   Pese a no llevar la protección pectoral que se solía emplear en combate, el peso medio rondaría los  23 kilogramos era una dura prueba para ver la capacidad muscular de los corredores. Hacia el 450 a.C. se eliminaron las grebas en la carrera pero el peso seguía siendo considerable.
Y volviendo al origen de esta disciplina deportiva, se cree que teniendo en cuenta el año 520 a.C., cuando las polis griegas estaban en pleno conflicto armado con los persas, era una forma de entrenar una nueva forma de lucha. Las falanges hoplitas solían avanzar lentamente contra su enemigo en formación compacta y entonces para que se necesitaba entrenar el sprint.  La respuesta es sencilla, los persas tenían entre sus filas gran número de arqueros por lo que se debía intentar llegar lo más rápido posible a la melee. De hecho según varios expertos en la guerra en la antigüedad la distancia de 400 metros coincide con el alcance efectivo del arco persa.
Uno de los ejemplos históricos de la puesta en aplicación táctica del hoplitodromos fue la batalla de Maratón. Cuando los griegos corrieron el kilómetro que les separaba de los persas al grito de  “¡Ελελευ! ¡Ελελευ!”.
"Hoplitodromos" con equipación completa, no es un juego olimpico. Obra de Tom Lowell
Por decoro os pongo este en el que van tapadas las partes
Hoplitodromos” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR