publicidad

6 de julio de 2016

INFANTE VENECIANO DEL SIGLO XV Y SU PANOPLIA



          A partir de esta ilustración de Pablo Outeiral, creador de la cabecera de BHM, para la revista amiga Desperta Ferro (Antigua y Medieval nº16) conoceremos la panoplia de un soldado de a pie de la segunda mitad del siglo XV. Al ser Italia una de las zonas de mayor desarrollo tecnológico y estético, en cuanto a armas y armaduras de su época, nos sirve también para conocer las defensas de comienzos del XVI en el resto del continente europeo.
         El cuattrocento italiano se caracterizó por las numerosas guerras entre las distintas republicas y por el uso de compañías de mercenarios o condotieros. La Serenísima República de Venecia no empleo de forma generalizada a estos mercenarios (Bartolomeo Colleoni sería el condotiero por excelencia al servicio de Venecia) por lo que desarrolló un verdadero ejército para proteger sus intereses tanto en la península como en los mares...

Mapa de los dominios venecianos. Kayac, Wikicommons
         En la ilustración el infante se dispone para el combate o para realizar su servicio de guardia, yo apoyo esta última opción porque se le ve muy tranquilito para bailar con la muerte. Ya puestos a imaginar, lo veo en uno de los asentamientos venecianos en los Balcanes, por ejemplo Zara, actual Zadar en Croacia. Esta ciudad pertenece a Venecia desde el 998 pero sucesivamente fue disputada diversas veces entre venecianos y húngaros, e en los siglos X, XI y XII. Siendo conquistada en la Cuarta Cruzada y cedida a los venecianos que la convirtieron en la capital de la Dalmacia Veneciana y en un bastión de la cristiandad contra los turcos, hasta 1797 cuando los franceses invadieron Venecia y cedieron Zara a los Austriacos.
         El infante lleva una panoplia defensiva muy completa, algo difícil de ver en los ejércitos feudales, pero que gracias a la aparición de ejércitos profesionales fue cada vez más empleada en los campo de batallas. La razón de esta mejora en las defensas de los infantes se debe al desarrollo por parte de los armeros de la armadura de placas, que por su coste al principio estuviese limitado a los más pudientes, es decir nobles y capitanes de las compañías de condotieros. Estas nuevas armaduras hacían que los soldados tuviesen que combatir aún más cuerpo a cuerpo buscando los huecos o uniones entre las piezas de armadura por lo que debían de protegerse de la forma más barata y eficaz que se pudiese permitir él o su patrón.
         Comenzado a pelar la armadura como la cebolla, vamos de fuera para a adentro. En primer lugar tenemos una brigantina o coracina, una armadura que en origen estaba destinada a los infantes y sobre todo por los forajidos o brigantes (en inglés brigand) de donde viene su nombre. Su interior está formado por láminas de hierro o acero colocadas como si fuesen tejas y cosidas al cuero dejando ver los remaches en el exterior. En este caso debido posiblemente al clima cálido carece de mangas y para reducir el coste no se cubre con una segunda capa de tela que ocultase los remaches, como si se hacía en las destinadas a los más pudientes cuando se comenzó a popularizar entre estos. Un dato interesante sobre los brigatines es su forma de cierre: si es central, como la de nuestro protagonista, seria para la guerra; y si estuviese a la derecha para justas.
Interior de una brigantina, reproducción moderna. Flickr
         La brigantina de este periodo daba una buena protección contra cortes pero no frente a proyectiles, por lo que se completaba la defensa con una cota de malla o un gambesón, un gambesón acolchado. En este caso optó por una cota de malla, de nuevo puede que por el clima caluroso del mediterráneo como demuestra que solo viste una camisola debajo de las protecciones.
         El escudo ovalado de madera luce los emblemas  de Venecia también conocida como la Serenísima Republica de San Marcos en homenaje a su patrón y protector. Sobre el fondo rojo veneciano decorado con una cruz blanca se muestra orgulloso el emblema de la ciudad, el León Alado símbolo místico del evangelista San Marcos. El león sujeta orgulloso un libro que dice: "PAX TIBI MARCO EVANGELISTA MEVS" "La paz sea contigo Marcos, mi evangelista”. Algunos autores interpretan que cuando el libro está abierto simboliza la Soberanía del Estado veneciano.
Foto de Carlos Naya de 1870 del León de la plaza de San Marcos. Wikicommons
          Para completar la defensa porta rodilleraa y quijotes  en el muslo derecho al no estar protegido por el escudo, en ambas piernas grebas y puntas de escarpe, una especie de punteras de acero para proteger los dedos. El casco es un capacete común,  de estilo no claramente italiano. Este deriva de los capiellos de ferro y de los sombreros de guerra usados durante el siglo XIV, mejorando la protección contra impactos desde arriba gracias a su altura y su forma que desviaba el golpe hacia abajo. Para proteger el rostro de esos golpes desde un caballo tenía unas grandes alas que facilitaban la visión frete a otros cascos más cerrados. Pero carecía de protecciones en el rostro que era su punto débil Para completar este punto débil se diseñaron los barbotes o gorjales que no porta nuestro infante.
         En cuanto a las armas ofensivas podemos ver dos buenos ejemplares característicos del siglo XV. El martillo de guerra largo, un arma que juega con su versatilidad tanto como arma de punta, corte e impacto.  El desarrollo de las armaduras de placas y ángulos que desviaban los tajos de espada por lo que la solución era el impacto. Para ello se empleó un arma simple y primitiva la maza, en este caso de forma cuadrada con cuatro dientes para aumentar el daño y una vez en el suelo se le remataba con la moharra en forma de pica que se podía emplear como lanza para herir en los huecos de la armadura.
Combate con martillos de Guerra. Biblioteca Nazionale Centrale di Roma
          La espada es del tipo Schiavona, un ejemplo primitivo de las espadas dálmatas que popularizaría Venecia. De un metro de largo y con filos convergentes con una acanaladura central en ambas caras y una hoja de entorno a los 85 cm. Lo más característico de esta arma es su pomo, con el acabado en cabeza de gato y la guarda con unos primitivos cubre nudillos y guardas que precede a las populares espadas roperas.
Espada tipo Schiaviona con puño modificado.Espadasmedievales
         Espero os haya gustado y os sirva para adentraros en la fascínate historia de Venecia, que es algo más que canales y góndolas. 
COMBATE CON MARTILLOS DE GUERRA

Infante Veneciano del siglo XV y su panoplia” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR