publicidad

2 de julio de 2016

“GESTAPO”, libro



          Nada más oír la palabra Gestapo, a casi todos nos viene a la mente la imagen de una policía que controlaba toda la vida de la población alemana. Hombres de gabardina de cuero negro que entraban en la oscuridad de las noches a por los enemigos del Estado Nacionalsocialista de Adolf Hitler. ¿Pero cuánto de esta visión de la policía secreta alemana es mito o realidad?
         Con esta obra de Frank McDonough nos adentraremos en los escasos archivos de la Gestapo, que sobrevivieron a la guerra, y a los testimonios de supervivientes y miembros de la policía secreta. A lo largo del relato iremos descubriendo cómo funcionaba y cuáles eran sus métodos pero sobre todo que no era tan poderosa como nos imaginamos en la actualidad. Nuestra imagen influenciada por el cine nos hace verla como una especie de Policía del Pensamiento, como la del libro 1984 de George Orwell, pero más bien su poder se basaba en la buena relación con los ciudadanos que colaboraban gustosamente con la Gestapo para acabar con los enemigos del Estado...

Placa de la Gestapo. Warrelics
         Hasta su propia creación demuestra la singularidad del Régimen Nazi y de la propia Alemania. Los dirigentes nazis trataron desde un principio controlar a las fuerzas policiales de los distintos territorios alemanes especialmente en Baviera y Prusia. Los encargados de este control fueron respectivamente Himmler y Goering que fueron nazificando los cuerpos policiales sin prescindir de los policías de carrera que con su experiencia hacían más valiosa a la policía política de los territorios (Departamento IA en Prusia y la Seccion 1C en Baviera).
         Geheime Staatspolizei, en español “Policía Secreta del Estado”, fue creada por decreto el 26 de abril de 1933. Según Hermann Goering, “Jefe de la Policía Secreta” su misión era “investigar las actividades políticas en todo el estado que constituyan un peligro para el estado, así como recopilar y evaluar los resultados de dichas indagaciones”. Pero el día a día y el mando de los funcionarios correspondía al “inspector de la Gestapo”  Rudolph Diels, su poder se veía minado por las SS, no le consideraban digno del cargo por considerarlo un burócrata reaccionario.
Tras las luchas de poder en el seno del partido nazi entre las SA y las SS, motivadas por los personalismos y por las distintas visiones políticas que condujeron a la Noche de los Cuchillos Largos. Heinrich Himmler consiguió apoderarse de la Gestapo y unirla a la Orpo, Kripo y el SD junto a las policías locales bajo la nueva Oficina Central de Seguridad del Reich dirigida por él.

Cuarteles generales de la Gestapo en Prinz-Albrecht-Straße 8

Pese al control de la Gestapo de las SS, el día a día del cuerpo policial residía en manos de los 16.000 policías de carrera que solo una minoría, alrededor de 3.000 se afiliaron al partido nazi, se encargaron de perseguir a colectivos considerados “enemigos del estado”. Para lograr una mayor eficacia de su reducida plantilla se dividió en seis secciones especializadas: IV.A para marxistas, liberales, reaccionarios; IV.B en temas religiosos; IV.C custodia preventiva, es decir cárceles e interrogatorios; IV.D territorios conquistados; IV.E espionaje y contraespionaje; IV.F policía de fronteras e inmigración.
Tras esta breve introducción a las cloacas del poder nazi, os invito a leer este magnífico libro “Gestapo. Mito y Realidad de la policía Secreta de Hitler”, donde descubriréis su funcionamiento y las experiencias de muchos de los hombres y mujeres que pasaron por sus celdas. 
http://amzn.to/2inSXAc
Miembros de la Gestapo de paisano. Wikicommons

Ficha Técnica:
Nº de páginas: 328 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: Crítica
ISBN: 9788498929676

“Gestapo. Mito y Realidad de la policía Secreta de Hitler. Libro” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR