publicidad

28 de junio de 2016

NACIMIENTO Y EVOLUCIÓN DEL SCUTUM

 

De la mano de Ars Scutae, un amigo de BHM fabricante de réplicas de escudos antiguos, vamos a conocer el Scutum oval romano.
Para empezar, sería conveniente explicar la etimología de la palabra “scutum”. Realmente scutum es la palabra latina para definir escudo. En el sentido estricto de la palabra, cualquier escudo es un scutum aunque los historiadores y amantes de la misma cuando hablamos de scutum nos referimos concretamente al romano convexo.
El scutum romano surge del abandono de su modelo hoplitico debido a unas reformas en el ejército después del saqueo de Roma en el 387 A.C  para así poder hacer frente con mayor eficacia al creciente peligro de galos y germanos. La opinión más extendida es que el scutum deriva del escudo samnita con influencias de tamaño del celta. A diferencia del escudo samnita que era trapezoidal (esto es más ancho en su parte superior que en la inferior) el romano tenía una anchura uniforme...

Eran escudos grandes de hasta 130 cm de altura, y pesados de hasta 10 kg. El tamaño de estos escudos podía variar dependiendo de la altura y preferencia del portador, así como su peso, que dependía de la altura del escudo y sobre todo de la madera y revestimientos con los que estuviera hecho. Solían llevar una espina que recorría longitudinalmente el scutum, sirviendo esta como refuerzo y estaba recubierta por una placa de metal, umbo, para ofrecer mayor protección a la mano del portador y para golpear al oponente con ella. La cantonera de metal (aunque a veces estaban canteados en piel) cumplía la misma función.
A diferencia los escudos planos que se construyen con una sola capa de madera, los escudos curvos – y entre ellos el scutum – requieren laminar la madera y fabricar una especie de contrachapado.  Esto quiere decir que si el scutum tiene un grosor de 9 mm, se cortan tiras de 3 mm de espesor y entre 30 y 50 mm de anchura por la longitud requerida. Las tiras de la capa interior y exterior discurren en horizontal, mientras que la capa de en medio en vertical.



Podéis verlo con más claridad en la siguiente imagen:
Las maderas más usadas para la fabricación de estos escudos eran el roble, el abedul y el tilo, aunque posiblemente podrían fabricarse con otras maderas dependiendo de la madera disponible. Hay que tener en cuenta que si la legión esta movilizada o acantonada en una región no sería muy práctico transportar toneladas de madera cientos de kilómetros porque no se disponía de tal tipo de madera.
         La morfología de estos escudos llegaba a variar de unos a otros, teniendo algunas diferencias de altura, anchura, curvatura, lo oval que fuera e incluso la espina.
En líneas generales así es un scutum republicano:
Todo esto convierte al scutum en un formidable escudo. Sólido y pesado era capaz de aguantar una carga enemiga sin inmutarse, y de ofrecer la suficiente masa e inercia a su portador cuando este cargue contra las líneas enemigas. Como se ve, no hay que pensar en el scutum como un elemento estático y defensivo si no como un elemento activo que también podía usarse para atacar o desequilibrar al enemigo.
El uso de estos escudos en las legiones estuvo vigente desde el siglo IV A.C hasta finales del I D.C. Sin embargo, el cuerpo de pretorianos lo siguió usando hasta la segunda mitad del siglo II D.C aunque parece ser que desde la segunda mitad del siglo I D.C cuando entraban en combate su equipación –y entre ella el escudo- no difería mucho de la del resto de las legiones.

4 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR