publicidad

20 de junio de 2016

ASEDIO Y CONQUISTA DE JERUSALÉN, año 70



ASEDIO Y CONQUISTA DE JERUSALÉN año 70 HISTORIA MILITAR
Asedio y destrucción de Jerusalen de David Roberts (1850). Wikicommons

         La campaña de Tito Flavio Vespasiano (9-79) en el año 68 a.C. sirvió a Roma para afianzar parte de los territorios perdidos en las revueltas de varias sectas judías. El motivo fue el levantamiento del año 66, cuyo detonante fue la celebración de un sacrificio pagano en la entrada de la sinagoga de Cesarea Marítima, junto al desvío por parte del procurador Gessio Floro de 17 talentos del tesoro del Templo de Jerusalén.
El plan de Vespasiano era aislar a Jerusalén, destruyendo toda la resistencia rebelde en Galilea con la conquista de Gamala, Gabara y Jotapata, para luego dirigirse a Samaria.
         Una vez abierta la ruta hacia Jerusalén, el general Vespasiano paro el avance tras el asesinato de Nerón para poder enviar a su hijo a Tito a presentar honores. Pero este año 68 se conoce por la crisis dinástica ya que al poco también fue asesinado el nuevo emperador dando lugar a una guerra sucesoria entre Vitelio y Otón. Mientras Vitelio entró en Roma como nuevo emperador, Vespasiano continuaba con el estrangulamiento de la ciudad de Jerusalén tomando Gofna, Betala y Efrain a pocos kilómetros de las murallas...

         Pese a encontrarse a cientos de kilómetros de Roma su nombre era tan popular que las legiones de Moesia y Panonia e Iliria le proclamaron emperador. Vespasiano abandono Judea para unirse a sus nuevas legiones y asegurarles la llegada de grano desde Egipto. En la batalla de Bediacum Vitelio y sus legiones de Germania y las Galias fue derrotado antes de su llegada. Tras esta victoria fue proclamado emperador en Egipto en diciembre del año 69 que pasaría a la Historia como el año de los cuatro emperadores
ASEDIO Y CONQUISTA DE JERUSALÉN año 70 HISTORIA MILITAR
Tito  como emperador. Wikicommons
         Pero el nuevo emperador antes de partir para Egipto había dejado a su hijo Tito Flavio Sabino Vespasiano (39-81) en Judea para finalizar su trabajo, la Toma de Jerusalén. Para esta misión Tito contaba con unos 40.000 hombres de las legiones: V Macedonica, X Fratensis, XV Apollinaris y la XII Fulminata; además de tropas auxiliares y varias cohortes de vexillationes, es decir unidades extraídas temporalmente de las legiones egipcias III Cyrenaica y XXII Deiotatiana. Protegidos por las murallas de la ciudad les esperaban unos 25.000 milicianos rebeldes de las sectas: saduceos (10.000), zelotes (4.800) e idumeos (5.000) además de vecinos armados. Un tema difícil de precisar es la población de Jerusalén en este periodo, como ya sabemos las cifras de la antigüedad están muy exageradas. Flavo Josefo, un judío renegado al servicio de Roma, da una cifra de 1.100.000 habitantes mientras que Tácito da la de 600.000. Pero según estudios recientes debía rondar los 20.000 como preciso Hillel Geva.
         El hijo del emperador carecía de la experiencia para comandar un contingente tan numeroso pero como hombre inteligente que era, se rodeó de los mejores, entre ellos de Tiberio Julio Alejandro, ex prefecto de Egipto. Además entre su sequito estaba el judío Flavio Josefo cuyo libro La Guerra de los Judíos o Bellum Iudaicum, es la mejor fuente sobre el asedio de la ciudad pese a los errores habituales en los textos clásicos.
         Nada más llegar a la ciudad las tropas romanas tomaron dos colinas que dominaban las alturas, como ya había hecho, en el 63 a.C., Pompeyo al conquistarla. Tres de las legiones fueron acuarteladas al noreste, en el monte Scopus, mientras que la X se instaló en el monte de los Olivos. Durante el mes de abril no se realizaron verdaderos ataques contra las murallas, reservándose las tropas a actos de saqueo y exploración de las defensas. Entre las medidas más inteligentes de los romanos, destaca el hecho de permitir la entrada de miles de peregrinos que por motivo del Pesaj. Pascua Judía, se dirigían a la ciudad sagrada. Tras cumplir con su peregrinación se le prohibió la salida lo que aumentaba el número de asediados reduciendo las ya escasas raciones de agua y comida.
ASEDIO Y CONQUISTA DE JERUSALÉN año 70 HISTORIA MILITAR
Maqueta de la ciudad de Jerusalém siglo I. Museo de Israel Globedia
          Como reflejo Tácito “Se montaron todos los artilugios destinados a la conquista de una ciudad, ya conocidos desde antiguo o de nueva creación” para poder superar las formidables murallas, que no se parecían en nada a las que supero Pompeyo hacia un siglo. La primera muralla tenía origen Seléucida, cubriendo la Ciudad Baja y Alta, junto al lateral oriental del Templo. La segunda muralla unida a la Fortaleza Antonia, antigua guarnición romana, protegía el flanco norte. Y la tercera muralla comenzada en época de Agripa I y finalizada por los rebeldes, protegía la Ciudad Nueva o Bezeta, al norte de la segunda. Estas defensas artificiales junto con la orografía hacían de la ciudad una fortaleza fácilmente defendible por un ejército organizado, pero esto es lo que faltaba a los rebeldes, ya que las luchas internas entre las sectas era el pan de cada día.
         A comienzos de mayo las tropas romanas comenzaron el ataque en el flanco occidental. La táctica empleada fue la destrucción de la tercera muralla mediante un ariete y el uso de zapadores. Mientras los romanos zapaban las defensas, los rebeldes atacaron las máquinas de asedio situadas cerca de la torre de Hípico, poniendo en peligro una gran torre de asedio en plena construcción que el mismo Tito tuvo que proteger en persona.
         El 25 de mayo, tras conseguir abrir una brecha en la tercera muralla, comenzaron la toma de la Ciudad Nueva obligando a los defensores a replegarse a la segunda línea defensiva. En esta zona intermuros, conocida como campamento asirio, instaló Tito su campamento para dirigir la toma de la siguiente defensa. El objetivo principal de los ataques era el sector septentrional en el barrio de los mercaderes, cerca de la fortaleza Antonia y del templo. Tras cinco días de luchas lograron abrir una brecha pero en el avance fueron detenidos gracias al sacrifico de cientos de defensores. Pero la felicidad duro poco para los judíos ya que tres días más tarde, el tres de junio, lograron penetrar hasta la primera muralla y a los pies de la Fortaleza Antonia.
ASEDIO Y CONQUISTA DE JERUSALÉN año 70 HISTORIA MILITAR
Fortaleza Antonia, Museo de Israel. Wikicommons
         Antes de comenzar el asalto a la Fortaleza Antonia, Tito decidió dar un merecido descanso a sus hombres, pero aprovecho este momento de calma para hacer un acto de guerra psicológica. Mando formar en perfecta formación a sus legiones para cobrar el salario, como si de un desfile se tratase, para que los defensores supiesen el verdadero poder de Roma. Tras cuatro días de tregua sin respuesta de los rebeldes, decidió reanudar los ataques a la Ciudad Alta y a la Fortaleza Antonia, defendidas por los hombres de Simón Bar Giora y Juan de Giscala respectivamente.
         El método empleado esta vez, fue la construcción de rampas. Las legiones X y XV se dirigieron contra la primera muralla, mientras que la V y XII atacaban la Fortaleza. Hacia el 17 de junio las rampas estaban finalizadas, cuando de repente una mina de los hombres de Juan Giscala destrozo dos de las cuatro antes de que fuesen utilizadas. El 19 tocó el turno a Simón Bar Giora que mino dos rampas en la zona de la Ciudad Alta y con un contraataque puso en peligro toda las máquinas de asedio que fueron salvadas in extremis por Tito.
         Tras este fracaso, el general Tito decidió rendir la ciudad por hambre, para ello construyó un muro circunvalación, construido en tierra y estacas afiladas, con 13 fuertes, y de unos 7 kilómetros de perímetro. Según Flavio Josefo “las obras se completaron en tres días” gracias a la sana competencia entre las cuadrillas de trabajo o más bien por la recompensa económica. La hambruna y el caos se apoderaron de la ciudad, los milicianos comenzaron a robar a los civiles, hubo suicidios en masa pero a pesar de todo, los líderes rebeldes se negaban a rendirse.
ASEDIO Y CONQUISTA DE JERUSALÉN año 70 HISTORIA MILITAR
The Siege of Jerusalem", Peter Connolly. Osprey
          Tras el descanso de tres días para construir el muro, permitió obtener más madera para construir unas nuevas rampas. El objetivo de este nuevo ataque era de nuevo la Fortaleza Antonia. El día 21 de julio tras largos trabajos lograron superar la muralla encontrándose con una nueva que habían construidos los defensores por lo que tuvieron que retroceder. Seria en la noche del 23 al 24 de julio, cuando un grupo escogido de romanos tomo en silencio una de las cuatro torres de la fortaleza.  Tras capturarla fácilmente ya que la guarnición estaba dormida, los romanos fueron frenados en la galería subterránea que conectaba con el Templo por los hombres de Simón y Juan, que ahora sí luchaban unidos.
         Ahora el objetivo era el Templo de Jerusalén. El primer paso fue abrir una brecha en la fortaleza para facilitar el acceso a través de ella hacia el Templo. Durante una semana se fueron erigiendo cuatro rampas de asedio, dos en el norte y dos al oeste de la explanada. Mientras una minoría de hombres se batían contra los hombres de Juan de Giscala, el resto de los hombres se dedicaban al pillaje, en un claro acto de insubordinación que fue aprovechado por los rebeldes para atacar el campamento de la Legión X.
ASEDIO Y CONQUISTA DE JERUSALÉN año 70 HISTORIA MILITAR
Incendio y saqueo del Templo por Francesco Hayez, 1867
         Tras varios días de combates a pequeña escala, el día 27 de agosto  se completaron las rampas del sector occidental de la explanada. Tito decidió centrar el ataque al templo desde ellas ya que tras una semana de ataques con arietes y catapultas los muros resistían. Tras tomar al día siguiente la explanada, en una reunión de los legados con Tito sobre el futuro del templo, el hijo del emperador se negó a su destrucción ya que quería transformarlo en un templo dedicado al emperador romano y al panteón romano. Durante los desesperados contraataques de los últimos defensores, un incendio dio comienzo de forma no premeditada por los oficiales, ya que un legionario tras perseguir uno rebeldes lanzó un antorcha a su interior. Tito trató de extinguir el fuego pero el caos se apoderó del templo y los soldados saquearon el templo y dieron muerte a todos los que se refugiaron en su interior.
ASEDIO Y CONQUISTA DE JERUSALÉN año 70 HISTORIA MILITAR
Evolución de la Conquista de Jersualén
Tras la toma del templo, Tito trató de negociar la rendición de la ciudad, pero las exigencias de los líderes rebeldes, Simón y Juan, no fueron admitidas por los romanos. Se dio comienzo a la batalla de la Ciudad Baja, la cual fue tomada fácilmente salvo la resistencia en la llamada Piscina de Siloé. El siguiente objetivo era la Ciudad Alta que defendida por un alto precipicio solo podía ser atacada por el oeste. El 8 de septiembre se comenzaron a construir rampas en las murallas del flanco occidental, y sería el día 25 cuando se produjo el ataque final. Nada más que los romanos superaron las murallas los líderes y gran parte de los combatientes decidieron huir abandonando a su suerte a la población civil. El día 26 de septiembre Jerusalén estaba totalmente controlada por Roma.
La ciudad fue presa durante varios días del saqueo de los soldados romanos que deseaban sacar provecho de tanto esfuerzo. Además en un consejo de guerra se decidió el futuro de la ciudad y sobre todo del templo. Las murallas, las torres y el templo serian destruidas dejando solo en pie el muro occidental y tres torres construidas en época de Herodes que servirían como defensa de la futura guarnición de la ciudad, la Legión X sería la encargada de garantizar la fidelidad de la población superviviente. Pocos debieron ser según los relatos ya que miles fueron asesinados y otros tantos vendidos como esclavos, no comento cifras ya que depende de cuanta población viviese antes del asedio (tema ya comentado anteriormente).
Pese a perder su ciudad sagrada la resistencia judía persistía, ya hablaremos otro día de mi asedio favorito: MASADA.
 
Para saber más puedes comprar estos libros empleados como fuente:
-       Revista DESPERTA FERRO, Antigua y Medieval Nº23. “La Primera Guerra Judeo-Romana”

Asedio y conquista de Jerusalén, año 70” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR