publicidad

24 de marzo de 2016

QART HADAŠT, La capital bárquida en Iberia

Si hay un lugar especialmente vinculado a la II Guerra Púnica en el área de la actual Murcia esa es la ciudad de Qart Hadašt, capital bárquida del protectorado púnico de Iberia.
La ciudad fundada y bautizada por Asdrúbal el Bello en el invierno del 229/228 a.C., fue fruto de la política asumida por esta familia en la Península, como auténticos príncipes helenísticos con amplia autonomía en su actuación, aunque siempre sometidos a la dependencia última de la ciudad norteafricana.
Fue convertida en el punto principal de la estructura militar y defensiva de la costa mediterránea de Iberia, con la que se pretendía asegurar los lucrativos dominios iberos de los bárquidas, de las fuerzas militares de Roma y comerciales de sus aliados griegos. Siendo otros enclaves púnicos que se iban extendiendo hacia el norte por la Contestana, la fortaleza en el interior del poblado Ibérico de La Loma del Escorial en los Nietos y la ciudad del Tossal de Manises, que cuentan con el amurallamiento de sillares almohadillados típicamente helenístico usado por los bárquidas...

La ciudad se levantó sobre un asentamiento previo íbero del que no hay constancia arquitectónica, pero sí de material cerámico. De esta refundación probablemente provenga realmente el nombre de la ciudad, es decir, Qart Hadašt/Nea Karchedón/Karthago Noua/Ciudad Nueva, en referencia a la construcción de esta nueva ciudad sobre la antigua íbera, más que del nombre de la patria púnica como se ha pensado hasta ahora.
La extensión urbana es conocida por los textos clásicos greco-latinos. Políbio (X, 10) y Livio (XXVI, 42) citan su ubicación privilegiada en una pequeña península rodeada por agua, que la convierte en una acrópolis natural al fondo de una amplia bahía, con uno de los mejores puertos naturales del Mediterráneo Occidental. Esta península estaba unida a tierra por medio de un pequeño istmo al noreste, por el que llegaba la vía Heraclea.
Esta península estaba delimitada y protegida por cinco cerros, de diferentes alturas y tamaño, que protegían un terreno interior atravesado por dos vaguadas que fueron aterrazadas por los púnicos, para permitir el trazado de urbanismo helenístico entre los cerros, que junto a las murallas que rodearon todo el espacio, debió ocupar según Políbio las 40 hectáreas, aunque no todo este espacio estaría urbanizado.
Políbio describe Qart Hadašt como una urbe de una intensa actividad económica y murallas imponentes, con una acrópolis donde Asdrúbal levantó un palacio, donde había templos y santuarios, plazas, además de una gran ágora, e instalaciones artesanales e industriales. Integrando su población artesanos, obreros, comerciantes y marineros muy helenizados, entre los cuales debemos reconocer a semitas, norteafricanos e íberos.
Además, su situación geoestratégica favorable en la ruta de comunicación con África e Italia, también contribuyó a su importancia y prosperidad como capital, convirtiéndola en la principal base militar de las tropas púnicas en Iberia, en base naval y lugar donde invernar el ejército y concentrar tropas para las campañas militares estivales.
La capital bárquida destacó también por su abundancia de recursos, como la pesca, la sal y el esparto, y en particular las minas de plomo y plata, explotadas desde antiguo por la extensa población contestana del Segura, que suponía por sí misma, una fuente abundante de mano de obra y mercenarios, así como un extenso mercado comercial para los cartagineses.
      El estallido de la Guerra de Aníbal convirtió a Qart Hadašt en un objetivo prioritario del ejército romano desde que desembarcó en Emporion (Ampurias en Gerona) en el 218 a.C. A pesar de su privilegiada situación y sólidas defensas, la capital de los Barca fue asediada y conquistada rápidamente en el invierno de 209-208 a.C. por P. Cornelius Scipio recibiendo la ciudad el status de ciuitas stipendiaria, carente de cualquier privilegio y obligada a pagar a Roma el correspondiente tributo, quedando en ella una guarnición al mando de un prefecto.
A pesar de estar 20 años solamente la ciudad en manos púnicas, la posterior ciudad romana mantendrá el trazado de la ciudad helenística. En las últimas décadas la arqueología ha permitido desenterrar restos de su presencia, en la que destaca especialmente su muralla de corte helenístico de la que hablaremos próximamente.
EXCELENTE VIDEO DE CARTHAGO NOVA

Imágenes: Recreación de Qart-Hadast por la Fundación Integra.

QART HADAŠT, La capital bárquida en Iberia” Ginés José Muñoz y Legio Prima – Bellumartis Historia Militar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR