publicidad

23 de febrero de 2016

LA BANDERA DE IWO JIMA Y EL MEMORIAL DE GUERRA DEL CUERPO DE MARINES


         El Marine Corps War Memorial se yergue orgullosamente en las afueras del cementerio de Arlington vigilando la capital de la nación por la que miles de sus miembros dieron su vida desde 1775.
         Nada más verla a todos os viene a la mente la mítica imagen de los Marines izando su amada bandera en el monte Suribachi. Durante la batalla de Iwo Jima el Cuerpo de Marines fue acompañado en su primer ataque a territorio japonés de numerosos fotógrafos para que inmortalizasen este histórico momento.
         La suerte hizo que Joe Rosenthal (1911-2006) pasase a la historia del fotoperiodismo y ganase un Premio Pulitzer. La causa de esta fama fue su instantánea Raising the Flag on Iwo Jima (Alzando la bandera en Iwo Jima) tomada el 23 de febrero de 1945. Durante mucho tiempo se pensó en el ideario popular que había sido la colocación de la bandera nada más tomar la colina casi sobre el cadáver caliente de los defensores ¿pero no fue la primera bandera?...

Fotografía tomada por Lowery. Wikicommons
 A las 10:20 del 23 de febrero, el comandante del 2.º Batallón, 28.º Regimiento, 5.ª División , Chandler Johnson mandó al capitán Dave E. Severance que tomara la cumbre con una sección. Y le entregó una bandera no muy grande (1.37 X 71 cm) que había cogido sin seguir las ordenanzas del barco de transporte, USS Missoula APA-211, ordenando al capitán “sí llegas a la cima, ponla”. Sería la Compañía Easy (2.º Batallón, 28.º Regimiento, 5.ª División), bajo las órdenes del teniente Harold G. Schrier quienes harían la patrulla.
Una vez tomada la colina a las 10:30 por la patrulla del teniente Harold Schrier, sin gran dificultad izaron la bandera, momento que inmortalizó el sargento Louis R “lou” Lowery (1916-1987) en una foto que no pasó a la posteridad salvó para los más frikies. ¿Qué sucedió?.
Pues algo muy sencillo, el capricho de un mandamás. El Secretario de la Armada, James Forrestal nada más poner pie en la isla vio ondear la bandera sobre la colina y decidió quedarse con ella. Cuando esto llegó a los oídos del comandante Chandler Johnson se negó a entregarla ya que pertenecía a su batallón. Tras maldecir “Al diablo con ello” cuando recibió el mensaje, pensó durante unos instantes un engaño para el político. Envió a su asistente de operaciones, el teniente Ted Tuttle a la playa a buscar una bandera de reemplazo que fuera más grande.
Una vez que encontraron la nueva bandera (2.44 X 1.42 m) enviaron al sargento Michael Stank, el cabo Harlon H. Block, y los soldados raso Franklin R. Sousley e Ira H. Hayes junto con Rene a. Gagnon, a la cumbre a sustituir la bandera. Afortunadamente les acompañaron en su ascensión tres fotógrafos: Rosenthal, junto con los fotógrafos de la Marina Bob Campbell y Bill Genaus.
Más o menos al medio día, Rosenthal en su afán de lograr una buena foto se alejó de los hombres que estaban colocando la bandera en una tubería rota, buscando un apoyo en unas piedras. Esa pérdida de tiempo hizo que captase el momento justo en el que los hombres elevan su bandera sobre el horizonte como si de gigantes se tratarán elevando las Columnas de Hércules. Por motivos de propiedad intelectual de la fotografía de Rosenthal que pertenecen a Associated Press os pongo un enlace a la imagen.
Pues seria este momento el que los marines usaron para inmortalizar su Cuerpo, la razón es obvia, ya que gracias a las campañas de Venta de Bonos de Guerra se convirtió en un símbolo de la cultura Pop norteamericana.
El autor de esta inmensa estatua en estilo histórico realista es Felix de Weldon (1907-2003)  que con la ayuda de casi 100 artistas logró inmortalizar en tres dimensiones esta icónica fotografía. En 1951 empezó el trabajo de crear un molde de bronce y tras tres años de trabajo fue inaugurado el 10 de noviembre de 1954, coincidiendo con el 179 aniversario del Cuerpo de Marines.
En la inmensa base de granito negro (diabasa de Lönsboda en Suecia) se grabaron todos los conflictos en los que participaron los Marines. Y para hacernos una imagen de su tamaño, las siluetas de las personas son de 9,8 metros (32 pies) de alto y el asta de la bandera de 18 metros (60 pies) de largo.


“La bandera de Iwo Jima y el Memorial de Guerra del Cuerpo de Marines” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar

1 comentario:

  1. gringos y demas aliados,, esbirros del nuevo orden mundial contra el sano nacionalismo... el mundo se pudrió a partir de la victoria de los "buenos" en 1945...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR