publicidad

10 de enero de 2016

ALEA IACTA EST

         Erío Rubicón, situado en la actual región italiana de Forlì-Cesena, era la frontera entre la provincia de la Galia Cisalpina e Italia desde el año 59 a.C. con el propósito de limitar el imperium militar de los gobernadores de los territorios en guerra. Su nombre proviene del color Rubí de sus aguas, gracias a las arcillas que transporta hasta el Adriático.
         La noche del 10 de enero del 49 a.C. este pequeño río de solo 29 kilómetros, pasaría a la Historia. Julio César, conquistador de las Galias, se detuvo junto con su ejército ante el Rubicón para meditar las consecuencias de su acto. Sabía que cruzarlo significaba cometer una ilegalidad: convertirse en enemigo de la República y así su enemigo Pompeyo y el Senado tendrían un casus belli contra él...

Río Rubicón situación. Wikicommons
         Tras una larga meditación decidió cruzar el río y según los autores clásicos dijo una frase propia de un ludópata “se echó el dado”. Según Plutarco la frase fue dicha en griego, ya que Julio Cesar era un admirador del comediógrafo ateniense Menandro (342-292 a.C). A lomo de su caballo indicando con su dedo a Roma diría  a sus hombres “ανερριφθω κυβος (anerriphthō kubos)”.  Según la mayoría de los expertos la traducción más rigurosa en latín sería: “jacta esto alea”, que equivaldría a “que se lance el dado” o “que esté el dado lanzado”.
         Aunque comúnmente se traduce como “la suerte está echada” como frase para cuando queremos decir que ya hicimos todo lo que podríamos haber hecho y ahora pasará lo que tenga que pasar. También la expresión “cruzar el Rubicón” se sigue empleando para decir que vamos a realizar un gran cambio en nuestra vida.

#Metralla HM
SI OS GUSTA ESTE TEMA DECÍRMELO EN LOS COMENTARIOS,

 VUESTRA OPINIÓN ES ESENCIAL PARA MEJORAR EL BLOG

Alea iacta est” Francisco García Campa –Bellumartis Historia Militar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR