publicidad

28 de octubre de 2015

BATALLA DEL PUENTE MILVIO

La Batalla del Puente Milvio.Museos del Vaticano Roma de Giulo Romano
          Una de las batallas más cruciales de la Historia se produjo un 28 de octubre del año 312, 1065 de la fundación de Roma. Fue una guerra no solo entre las distintas facciones políticas romanas sino entre dos concepciones religiosas antagónicas, monoteísmo frente al politeísmo.
         Roma vivía desde hace años una compleja situación política debido a la entrada en crisis del sistema tetrárquico diseñado por Diocleciano para gobernar el Imperio. Consistía en que dos augustos gobernaban cada uno una parte del imperio, Oriente y Occidente, apoyados por dos cesares que heredarían la jefatura a la muerte de los primeros. El sistema funcionó correctamente a la muerte de los primeros augustos pero todo comenzó a fallar con la tercera sucesión...

Soldados de Constantino, Autores no reconocido
         Constantino, hijo de Constancio Cloro, no estaba conforme con la nueva elección tetrárquica que le excluía, si bien contaba con el apoyo de los ejércitos de las galias. Mientras en Italia Majencio, hijo de Maximiano, estaba protegido por la Guardia Pretoriana y por la plebe romana. Tras varios intentos de conciliación entre los distintos cesares y augustos se produjo una situación muy complicada, había cuatro augustos nombrados oficialmente (Galerio, Licinio, Maximino Daya y Constantino) además de Majencio poco contento con su situación, lo que se dice un verdadero caos.
         Para complicar más la situación del Imperio, la sociedad estaba dividida entre cristianos y paganos, entre los que deseaban acabar con esta nueva religión y los que promulgaban la tolerancia. En el 311 con la muerte del augusto Galerio, uno de los mayores perseguidores de los cristianos, que en su muerte aprobó un “Edicto de Tolerancia” abrió las puertas al cambio de política religiosa de Constantino.
Sueño de Constantino en la Biblioteca Nacional Francesas
         Constantino (272-337), tras la muerte de Galerio, ve su oportunidad de volver a unir el Imperio bajo su persona. Decidió avanzar sobre Roma y acabar con Majencio su rival y cuñado ya que estaba casado con Fausta, hermana de este último. El defensor de la capital imperial contaba con el apoyo de las instituciones tradicionales romanas, senado y de los sacerdotes de la divinidades tradicionales. Constantino veía en la nueva religión que él no profesaba pero toleraba una oportunidad para renovar el Imperio y sobre todo para catalizar a sus ejércitos creando un espíritu de unidad.
         Tras conquistar fácilmente el norte de Italia, estableció su campamento principal en las cercanías de la Prima Porta, al norte de la ciudad. Comenzando un asedio que él consideraba que iba a ser muy largo para vencer por hambre ya que las defensas eran casi inexpugnables.
         Majencio sorprendentemente tras ser proclamado emperador y siguiendo los augurios de los oráculos sibilinos salió de las murallas por  la vía Flamina, que conectaba con prima porta  donde se encontraba el campamento de los atacantes. Estableció su campamento enfrente del Puente Milvio y del pontón de barcazas que había construido para aumentar la capacidad de paso de tropas, taponando el acceso a la ciudad.
La leyenda dice que, en la noche del 27 de octubre, Constantino tuvo una visión de la señal de la cruz en la que una voz le dijo en griego “ἐν τούτῳ νίκαs”, “con este signo venceras”. Según Lactancio, Constantino mando pintar una cruz latina con su parte superior en forma de P, mientras que otros autores defienden que era el cristograma, Chi-rho. Sea como fuere los ejércitos romanos fueron a la lucha protegidos por el símbolo de los mártires de aquella extraña religión, ¿Quién se lo hubiera dicho a Nerón?
Giorgio Albertini
El día 28 los ejércitos atacantes se dirigieron hacia el campamento de Majencio.  Pese a la inferioridad numérica de las tropas constantinas 40.000 frente alrededor de 100.000 según las fuentes actuales, sobre en todo en caballería ya que las tropas de Majencio duplicaban a las atacantes, se produjo un milagro. Los soldados de a pie de Constantino observaron que los caballos carecían de protección por lo que se dedicaron a matarlos para desmontar a sus jinetes. El caos se apoderó de los defensores que se dirigieron a toda velocidad hacia el puente y el pontón, donde se aplastaron unos a otros, otros murieron ahogados o apuñalados por la vanguardia de Constantino. Entre los que huían estaba Majencio que murió ahogado por el peso de su armadura, su cuerpo fue identificado por las tropas de Constantino que le decapitaron. El vencedor decidió entrar en la ciudad acompañado de la cabeza de Majencio como símbolo de su victoria.
Tras su victoria Constantino pacto con Licinio, augusto de Oriente, la repartición del poder y el reconocimiento del edicto de Galerio, en el famoso Edicto de Milán, en el 313.El cristianismo ya era oficialmente tolerado pero Constantino seguía creyendo en los dioses tradicionales, hasta poco antes de su muerte cuando según se cuenta se convirtió al cristianismo, lógico: un Dios un Emperador.
¿OS GUSTO? VUESTROS COMENTARIOS SON NECESARIOS
 PARA MEJORAR EL BLOG BHM

Batalla del Puente Milvio” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR