publicidad

12 de septiembre de 2015

PALMIRA LA CIUDAD DE LA REINA ZENOBIA

Vista panorámica de Palmira, wikicommons, autor ZELEDI        
          Por desgracia la histórica ciudad Siria de Palmira se ha asociado a la barbarie de los fanáticos del Autodenominado Estado Islamico (ISIS o DÁESH) que pretenden borrar toda muestra del pasado no islámico en su territorio. Hoy vamos a conocer mejor la historia de esta mítica ciudad (Palmira fue elegida como Patrimonio de la Humanidad en 1980) y la de su Reina Rebelde, Zenobia.
         Palmira, la" ciudad de los árboles de dátil" en arameo, está situada alrededor del conjunto de Oasis de Afqa, se convirtió en un punto estratégico para el control de las rutas comerciales entre oriente y occidente. Como ciudad de mercaderes su población estaba compuesta por pueblos siriacos, arameos y griegos sin olvidar la influencia persa, ya que formó parte del Imperio Seleucída hasta finales del siglo I a.C., esta heterogeneidad cultural se percibe en su arquitectura urbana: Arquitectura romana con esculturas persas, el ágora griego junto a templos semíticos al dios Baal. Y sobre todo en sus dos divinidades principales, Arsu y Azizu a lomos de su camello y caballo protegían a las caravanas en sus peligrosos viajes por el Desierto...

Templo de Baal, Wikicommons
         Su posición estratégica en las rutas comerciales le concedió una gran riqueza pero a la vez le situaba entre los dos grandes imperios de la época, Roma y el Seléucida. Tomó partido por Roma y aceptó la dominación pacifica de los ejércitos del emperador Tiberio, el cual guarneció un contingente romano en la ciudad pero permitió su total autonomía en materia económica a cambio de un porcentaje de las ganancias para el fisco romano.  Como dijo Plinio el Viejo «Independiente entre dos Imperios» (Historia Natural V-88) se convirtió en el lugar de intercambio entre dos imperios antagónicos.
         Seria durante la conocida como Crisis del Siglo III (235-284), en la que  Roma se vio sacudida por la inestabilidad socioeconómica y las luchas entre líderes militares, cuando los mercaderes palmirenos decidieron librarse de Roma. La Ciudad proclamó a Septimio Odenato (Septimius Odainath) como rey, en una fecha incierta, si bien una inscripción del 258 ya le titula como "ilustre cónsul nuestro señor", por lo que debió ser nombrado con anterioridad.
         Pese a los intentos de ganarse la confianza de los persas ofreciendo una alianza a Shapor I, el cual solo admitió un vasallaje de Palmira a su persona, junto con la derrota romana en el 260 en la que fue capturado el emperador Valente por los persas, hacia insostenible que la ciudad permaneciese no beligerante.
         Decidió tomar las armas en defensa de Roma, el mal menor para su ciudad, se convirtió en Dux Romanorum. Con las enormes riquezas de la ciudad formó un ejército bien equipado e instruido, en especial sus arqueros y la caballería catafracta. Entre sus acciones militares destacó la liberación de Carras , Nisibis y  derrotó a las tropas persas que retornaban tras el saqueo de Antioquia lo que le permitió asediar Ctesifonte, la capital seléucida. 
         En el año 261, fueron nombrados dos emperadores, Odenato tomó partido por Galieno hijo de Valeriano. El emperador romano lo nombra vir consularis y le confía el mando de corrector totius orientis, es decir el encargado de todo el Este, es decir un papelón ya que carecía de medios para hacer frente a todas las amenazas que sacudían la frontera.
         Los godos atacaron Capadocia en el año 267 y Odenato se dirigió con su ejército a proteger la frontera romana pero jamás llegó. No falleció en combate sino asesinado por su sobrino Meocio, ¿Cuáles fueron los motivos? Oficialmente se vengó de una ofensa personal pero muchos autores ven detrás la mano de las dos grandes potencias. Pero la principal sospechosas del crimen es su esposa Zenobia ya que en el mismo atentado había muerto Septimio Herodes, hijo primogénito de Odenato en su anterior matrimonio.
La reina Zenobia ante el emperador Aureliano, Giambattista Tiepolo,
         Septimia Bathzabbai Zainib conocida como Zenobia (245-274) reinó en nombre de su hijo Vallabato, cuyo nombre completo era Lucius Iulius Aurelio Septimio Vaballathus Atenodoro,  los nombres son un claro ejemplo de la influencia cultural romana en la ciudad asiática. Su reino heredado por las acciones militares de su esposo se extendía desde los montes Tauro hasta Arabia incluyendo regiones de Mesopotamia, Cilicia y Siria.
         El primer año de su reinado continuo siendo fiel a Roma, lo que permitió una época de esplendor cultural en la ciudad, creó una escuela de neoplatónicos, grandes obras públicas entre ellas nuevas murallas de unos 21 kilometros de perímetro y una avenida custodiada por grandes columnas corintias de más de 15 metros de altura, junto a cientos de esculturas con los rostros de las autoridades locales. La ciudad contaba en este periodo con una población que superaba los 150 000 habitantes y una gran riqueza que hizo pensar a Zenobia que era la “Reina del Este” y una nueva Cleopatra.
         Zenobia encontró su oportunidad tras la muerte de Galieno en el 268 y la gran debilidad de Roma ya que el nuevo emperador Claudio Gótico se encontraba ocupado con la invasión goda. La reina vestida de soldado con su armadura y su voz alta y “muy masculina” según contaron sus detractores, motivó a sus soldados a tomar aquello que  pertenecía por derecho a su familia. Para ella la Ciudad de Antioquia era la cuna de su Dinastía ya que sus antecesores eran macedonios que construyeron esa ciudad. Tras tomar Bostra dirigió su ejército a Antioquia la cual tomo ante la sorpresa de Roma, que no sabía qué hacer con una aliada tan osada.
Mapa del Imperio Romano en el 271, wikicommons
         La repentina muerte por la peste de Gótico, tras su victoria contra los godos, dio lugar a unos tiempos de caos que fueron aprovechados por Zenobia para proclamarse  en el 269 Reina de Egipto tras la conquista del país del Nilo por su ejército comandado por ella y su general Zabdas, con la ayuda de su aliado egipcio, Timagenes.  Zenobia hizo expediciones con su gran ejército y conquistó Anatolia hasta Ancira y Calcedonia, y más tarde Siria, Palestina y el Líbano. En su corto reinado, Zenobia se apoderó de rutas comerciales esenciales para los romanos además de provincias romanas, eso si bajo la apariencia de hacerlo por el bien de Roma.
La reina guerrera, como era conocida en su época, siguió con la farsa de su amistad con Roma, las monedas acuñadas por Palmira tenía en el anverso al emperador romano Aureliano (antiguo general de Gótico) y en el reverso su hijo Vallabato. Pero pese a las apariencias de amistad, Roma no podía permitir la ofensa de Zenobia de haber atacado la provincia de Egipto.
El emperador Aureliano, manu ad ferrum, en el 270 había enderezado la situación de crisis del Imperio y debía castigar a la rebelde. Tras fortificar la ciudad de Roma y asegurarse la retaguardia dirigió sus legiones hacia el este, Palmira era una enemiga de Roma y debía ser conquistada. Zenobia comenzó a acuñar monedas con Vallabato como Imperator y ella como Augusta, madre del emperador.
"La ultima mirada desde Palmira"
de Herbert_Schmalz, Wikicommons
El primer combate se produjo en las cercanías de Inmae, las tropas palmirenas estaban comandadas por Zabdas, los jinetes ligeros dálmatas de Aureliano usaron la táctica de ataque y retirada que agotó a las unidades de catafractos. El ataque final de las legiones romanas hizo huir al ejército de Zenobia hacia Antiouquia. Tras reorganizar sus tropas Zabdas se retiró hacia Palmira dejando un contingente en el suburbio de Dafne para que detuviera el avance romano. Aureliano tomó fácilmente la ciudad de Antioquia sin permitir el saqueo por parte de sus tropas, el objetivo era ganarse a las poblaciones cercanas para que se levantasen contra Palmira.
Apamea, Larisa y Arteusa se rindieron a Roma pero en Emesa se encontró con una gran resistencia. Los catafractos de Palmira derrotaron inicialmente a los romanos hasta que hizo aparición una nueva unidad romana, palestinos con enormes mazas reforzadas con hierro que hacían inútiles las cotas de malla de los caballos, diseñadas para evitar la penetración de flechas y no el golpe de un objeto. Zenobia fue derrota y huyo con los restos de su ejército dejando atrás su tesoro, esencial para mantener tan enorme esfuerzo bélico.
Tras la murallas de Palmira, Zenobia pidió ayuda a Shapor, el cual le dio largas pero no le negó ayuda. Esta ausencia de respuesta hizo pensar a Zenobia que si resistía los persas vendrían en su ayuda.  Durante el asedio Aureliano le ofreció varias veces una rendición honrosa (“Vida de Aureliano” Historia Augustea 26 y 27, VOSPICIO) ya que ambos ejércitos carecían de las suficientes fuerzas para atacar. Para el Emperador romano autoproclamado como “restaurador del Oriente” la victoria era esencial para acrecentar su legitimidad.
"Captura de Zenobia" Grabado autor desconocido
El largo asedio solo favorecía a los atacantes por lo que Zenobia decidió junto con parte de su ejército salir hacia Persia en búsqueda de ayuda. Pero fue capturada por una patrulla romana, la noticia sembró el pánico en la ciudad que se rindió ante los ofrecimientos de un perdón romano. La reina capturada fue juzgada en Emesa en el 272, donde culpó a sus asesores especialmente al filósofo neoplatónico Longino, pese a las solicitudes de sus generales de que la condenase a muerte, Aureliano le perdonó la vida. Fue exhibida en los desfiles triunfales del emperador en todas las ciudades que atravesaba en dirección a Roma y mostrada ante su carro tirado por ciervos en el Foro de Roma.
Aureliano no destruyó la ciudad por completo lo que permitió a Palmira subsistir como un modesto centro de comercio, jamás volvería a ser la potente ciudad que una vez se enfrentó a Roma.  La ciudad languideció en el olvido como su reina hasta la muerte, una bajo las arenas del desierto y la otra en Roma. Según muchos expertos logró sobrevivir y comenzó una vida provinciana cerca de villa Tivoli tras contraer matrimonio. Roma vuelve a vencer convirtiendo a una rebelde en una esposa romana hasta su muerte.
"La reina Zenobia exhibida en el Triunfo del emperador Aureliano, 274 DC"Angus McBride - OSPREY
SI OS GUSTA ESTE ARTÍCULO O NO DECÍRMELO, ES LA ÚNICA FORMA DE MEJORAR EL BLOG BHM.
Fuentes y créditos fotográficos:
-         MATYSZAK P. Los enemigos de Roma, Oberon
-         VAZQUEZ, A. Historia de Roma, Vol.II, UNED
-         Wikicommons, Museo del Prado. OSPREY
DISFRUTEMOS DE COMO ERA PALMIRA ANTES DE QUE LO DESTRUYAN 


SI OS GUSTA ESTE ARTÍCULO O NO DECÍRMELO, ES LA ÚNICA FORMA DE MEJORAR EL BLOG BHM.

“Palmira la ciudad de la reina Zenobia” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar 

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR