publicidad

14 de agosto de 2015

LA BATALLA DE CEUTA, 21 DE AGOSTO DE 1415


En conmemoración del sexto centenario de la hispanidad de Ceuta os invito a leer este artículo de José Miguel Recio Palomares.

El 20 de marzo de 1411, el Papa concedió al rey Juan I de Portugal una bula de cruzada, pues se gestaba una gran campaña militar contra el Islam.
Por aquellas fechas, después de firmar las paces con Castilla, el rey propuso unas justas para que los infantes mayores, D. Duarte, D. Pedro y D. Enrique "el navegante" fueran armados caballeros. Quizás por la juventud de los infantes, o bien por influencias del tesorero real Joāo Afonso y el Conde de Barcelos, las justas no les parecen oportunas para ser nombrados caballeros a los herederos de la Casa de Avis, proponiéndoles que sea tras una acción militar. Así fue como después de descartar una guerra contra el Reino de Granada por los obstáculos que Castilla le ponía, Juan I, una vez que sus hijos le dieron motivos de orden de Fe, de mayor honra de Portugal y de ellos mismos, se decide la toma de Ceuta...

La ciudad norteafricana gozaba en ese momento de una época de esplendor, tras décadas convulsas donde los distintos reinos de Granada y de Fez la pugnaban, una vez que en el año 1387 el Reino de Fez aliado con la Corona de Aragón, se la arrebata definitivamente a Granada.

Los portugueses empezaron maniobras de distracción, enviando embajadas a Sicilia y creando rumores de los objetivos que Juan I podía tener, porque la empresa era ya una realidad. Tanto en Oporto como en Lisboa llegaban barcos, hombres y armas de Castilla, Inglaterra, Bretaña. Fue el infante D. Enrique el primero a quien su padre informa de sus intenciones después de haberlo aprobado su Consejo Real, manteniendo en absoluto secreto las verdaderas intenciones portuguesas.
En la festividad de Santiago Apóstol, el 25 de julio de 1415, veinte mil hombres de armas, treinta mil remeros y más de 200 barcos, salen de Lisboa con destino que todos desconocían. Fue en Lagos, cuando llegaron dos días después cuando desde un púlpito, colocado en las playas de Lagos, el fraile Johan Xire, da lectura la Bula de cruzada concedida por el Papa y el objetivo de la empresa: Ceuta.
Por falta de vientos la flota no se reúne hasta el 10 de agosto en la bahía de Algeciras donde el caid de Gibraltar le rinde pleitesía temeroso que la empresa fuera contra ellos. Una vez el gobernador de Ceuta, Salah Ben Salah, empieza a darse cuenta de que los portugueses tienen la intención de ir contra Su ciudad, pide ayuda a las cabilas vecinas. Al día siguiente la flota parte hacia Ceuta, pero una tormenta que se nos antoja providencial, arrastra la flota hacia las costas de Málaga, no reuniéndose de nuevo en la bahía de Algeciras hasta el día 20 y ese mismo día se decidió atravesar el Estrecho. Y dije providencial, porque en esos días, la ciudad se vio desbordada por el gran número de refuerzos moros, empezó el pillaje y Ben Salah decidió despedir a los refuerzos una vez que los portugueses desaparecieron.
Un 21 de agosto, al amanecer,  la gran parte del ejército portugués al mando del rey con el infante D. Pedro, realiza un amago de asalto por la bahía norte de la ciudad, por lo que ahora se llama Playa de San Amaro, mientras que por la bahía sur oculto por la espesa niebla, D.Duarte y D. Enrique, que mandaba la flota, desembarca en lo que ahora es Fuente Caballos. El plan salió como los portugueses pensaron, la guarnición se desplazó a la Almina pensando que era el ataque principal, de nuevo la niebla de la mañana hizo su trabajo, el rey y el grueso del ejército desembarcó, entablándose en combate hasta las calles de la ciudad. Durante todo el día los combates son librados casa por casa, hasta que a las siete de la tarde, la ciudad es totalmente controlada por las tropas portuguesas y Salah Ben Salah huye de la ciudad. Según el cronista Gomes Eannes de Zurara, sólo ocho portugueses murieron por muchos de los moros.   
Azulejos de Jorge Colaçao. 
Días más tarde la flota vuelve hacia Portugal dejando una guarnición al mando del alférez de D. Duarte, D. Pedro de Meneses, primer gobernador de la cuidad, que según cuentan las crónicas jugaba al áleo durante la fiestas en que los infantes fueron ordenados caballeros, respondiendo con gallardía ante la pregunta si se ve en condiciones de mantener en posesiones portuguesa la ciudad, "con este palo me basto, para defender a Ceuta de todos sus enemigos".

Fuentes y créditos fotográficos:
-         "Historia de Ceuta, de los orígenes al año 2000". VV.AA. Instituto de estudios de Ceuta.
-         "Ceuta XX Siglos de historia militar". D. Julio Contreras Gómez.
-         Infante D.Enrique en la conquista de Ceuta. Estacion S. Bento. Oporto obra de Jorge Colaço.
-         Septa. Civitates Orbis Terrarum de Braum Hogembert (1563)


“La Batalla de Ceuta,  21 de agosto de 1415” José Miguel Recio Palomares par Bellumartis Historia Militar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR