publicidad

2 de agosto de 2015

ENTREVISTA AL ESCULTOR SALVADOR AMAYA

Hoy amantes de la Historia  Militar vamos a conocer a uno de los artistas de la más callejera de las bellas artes, la escultura monumental.  Sus obras a la vez que decoran plazas y calles, que es para lo que muchos alcaldes usan a estas maravillosas obras de arte, nos sirven para conocer pasajes de nuestra gran Historia, muchas veces olvidadas. Con un estilo realista y una profunda investigación histórica nos lleva a conocer la personalidad de los personajes que reviven con sus manos.
Sin más os dejo con el artista para que lo conozcáis mejor a él y a sus obras:
-¿Podrías presentarte brevemente a nuestros lectores?
Antes de nada, gracias a Bellumartis por haber sabido aunar la Historia Militar y la cultura a través de una web amena y muy didáctica. Mi nombre es Salvador Amaya. Soy escultor desde que recuerdo, ya que crecí en el ambiente artístico del estudio de mi padre, el escultor Salvador Amaya. Oficialmente podría decir que llevo más de 20 años modelando y 17 como escultor monumental.

Monumento a Alonso de Arreo en Navalcarnero, Madrid
Salvador de Amaya
- ¿Podrías describirnos tu trabajo?
La cantidad de oficios que abarca la escultura hace que resulte complicado definirlo, pero fundamentalmente mi trabajo consiste en crear en arcilla. Existe un trabajo previo de documentación y una vez terminada la obra, yo mismo me encargo de los moldes y de supervisar los trabajos de fundición
-¿Cómo comenzaste a esculpir?
Al criarme en un ambiente escultórico, no puedo decir que fue algo casual. Creo que mi primera escultura la realicé siendo muy pequeño, unos 5 años, eso dice mi madre que conserva un portal de Belén infantil pero con buenas intenciones. De forma profesional, mi carrera sí que fue casual. Acompañaba a mi padre a una recepción cuando alguien dijo que quería un busto del Rey, la respuesta de mi padre fue automática: “Nadie mejor que mi hijo te lo va a hacer”. Pocos meses después me encontré junto al entonces Rey D. Juan Carlos inaugurando su propio retrato en la Academia Básica del Aire
Monumento a Blas de Lezo en la Plaza
de Colón en Madrid. Salvador Amaya
-Tus trabajos están presentes en numerosos lugares, ¿Podrías mencionar alguno?
He trabajado mucho en Navalcarnero. Es una localidad de Madrid con mucho encanto que se ha convertido en un Museo al Aire Libre. En Alcorcón también tengo un par de obras, pero si ampliamos el radio, nos vamos a Burgos, Vilanova de Arousa, Ronda o México, pero por su repercusión y por el personaje representado os recomiendo visitar Madrid y mi Monumento a Blas de Lezo
-¿Cuáles son las principales influencias de tu obra?
Seguramente, desde fuera, alguien podrá responder a la pregunta mejor que yo. Lo que sí puedo decir es que me apasiona el Renacimiento y la época greco-romana. Me gusta esa concepción solemne y majestuosa  que imprimían en la estatuaria
-¿A qué artistas admiras?
Más que a artistas, admiro obras concretas.  La piedad de Miguel Angel, El extasis de Santa Teresa de Bernini, Psique de Antonio Cánova o El desengaño de Queirolo son auténticas maravillas
Monumento a Fernán González
en Navalcarnero, Madrid
Salvador Amaya
- ¿Entre los escultores históricos españoles cuáles son tus favoritos?
Mariano Benlliure, Aniceto Marinas y Agustín Querol son imprescindibles. No ha habido, ni habrá en España una época dorada de la estatuaria como en la que ellos vivieron. Para mi gusto, los mejores escultores españoles de todos los tiempos
-¿Entre los artistas bélicos españoles?
Ferrer Dalmau, sin lugar a dudas. Admiro su capacidad para llegar siempre un poco más allá. Cuando parece que ya lo he visto todo, me sorprende con una nueva obra aún mejor si cabe. Sin olvidar que haciendo un repaso a todos sus cuadros, estamos también repasando la historia del Ejército español
-¿Qué técnicas artísticas prefieres?
En mi caso, prefiero las esculturas en bronce. La fundición a la cera perdida permite respetar el palillazo del artista, la impronta que le ha dado en el barro. Es lo más fiel a la escultura original. Eso sin olvidar que es el material más duradero. Recordáis los bronces encontrados en Riace? 2500 años bajo el agua y ahí están, impecables.
-¿Cuándo descubriste tu pasión por la historia militar?
Monumento a Isabel la Católica 
en Navalcarnero, Madrid
Salvador Amaya
Siendo pequeño también. En la adolescencia es cuando se empiezan a despertar las vocaciones. La familia de mi madre es de antigua tradición militar, así que siempre se han escuchado en casa anécdotas y pasajes de nuestra historia militar. De hecho, estuve a punto de entrar en San Javier, pero hay cosas en la vida que te hacen apartarte del objetivo marcado. Ahora, con el tiempo, comprendo que quizá con mi labor en la escultura histórico-militar , colaboro de otra forma en ensalzar la grandeza de nuestro Ejército. Si he conseguido compaginar mi pasión por el arte y por el Ejército, me doy por realizado profesional y personalmente
-¿Tu interés en la historia es anterior a tu actividad artística o es al revés?
Antes de ser escultor, ya había leído libro y libros de historia. De hecho, creo que era la única asignatura en la que sacaba sobresalientes. Tengo predilección por la historia del siglo XX, pero en lo concerniente al apartado militar, creo que la Edad Media fue apasionante. Bueno, tampoco me olvido de la época romana. Ni de la ilustración. No se, leo todo lo que cae en mis manos, ya sea uniformología, tácticas de combate o buques hundidos. Soy de las personas que necesitan satisfacer ese tipo de curiosidades
-¿En qué períodos históricos estás más interesado?
Cada época tiene sus propios actos de heroísmo, así que me quedo con eso. Con batallas épicas independientemente de su contexto
 -¿Qué héroes te gustaría recrear y por qué? o si ya los has hecho ¿cuál es?
Los que ya he realizado, no los concibo de otra manera, con  Lezo, Gálvez o el Gran Capitán ya me he quitado la espinita. Por realizar? Muchísimos. Hay mucho por hacer. España ha perdido la memoria de su gran historia y soy de los que reclaman recuperar a nuestros héroes y sacarlos del olvido. Si tengo que dar algún nombre, me quedo con Churruca, Martín Alvarez, Elcano o los últimos de Filipinas
-¿Qué uniformes o soldados te parecen más interesantes?
Todos los uniformes tienen sus peculiaridades y los hacen especiales, pero quizá los de la época napoleónica son más vistosos y espectaculares artísticamente hablando
Base para el fundido de la escultura de Gálvez
Salvador Amaya
-¿Qué cosas encuentras más complicadas de esculpir?
Hay que ser muy cuidadoso con los uniformes. Un mínimo error y siempre hay alguien que lo ve. Pero en lo que más énfasis pongo es en el gesto del rostro. Un uniforme puede estar bien o mal confeccionado, pero si la expresión de la cara no transmite el carácter del personaje, de nada sirven las florituras y aderezos
-¿Cuál es el tiempo medio que le dedicas a una obra?
Depende del tamaño, complejidad y de la fecha de entrega, pero para hacernos una idea, en un monumento de 3 metros de altura suelo tardar 3 meses a razón de 16 horas diarias los 7 días de la semana
 -¿Qué obra te ha llevado más tiempo?  
El monumento a Isabel la Católica, pero hay que decir que está compuesto por 5 figuras.
-¿Cuáles son tus planes para el futuro?
En estos momentos estoy trabajando en la escultura de Gálvez que se expondrá en la Exposición que el Ejército de Tierra está organizando en su honor, pero en cuanto termine, tened por seguro que ya tengo próximo personaje al que rendir homenaje

Un fuerte abrazo a todos los amantes de nuestra Historia Militar y a la gran familia de Bellumartis.
Salvador Amaya en plena faena

Os invito a visitar su página web donde podréis disfrutar de toda sus obras.


“Entrevista al escultor Salvador Amaya” Francisco García Campa - Bellumartis Historia Militar 

1 comentario:

  1. Bernardo de Gálvez3 de agosto de 2015, 7:33

    Gran escultor y muy comprometido con la historia de España. Su labor está siendo determinante en esta recuperación de nuestra historia que estamos viviendo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR