publicidad

8 de diciembre de 2014

LA INMACULADA CONCEPCIÓN Y LOS TERCIOS DE FLANDES

"El milagro de Empel", Óleo de Augusto Ferrer Dalmau
     Muchos españoles creen que la Virgen del Pilar es la patrona de España ya que en su día se celebra nuestra Fiesta nacional pero no es así. Desde 1664 la Inmaculada Concepción es la patrona y protectora de España, no solo por la defensa del dogma sostiene que la madre de Jesús, a diferencia de todos los demás seres humanos, no fue alcanzada por el pecado original si no por un hecho milagroso que aconteció a los Tercios españoles un 8 de diciembre.
En plena guerra de religiones entre católicos y protestantes la Monarquía Hispánica tuvo que enfrentarse a los rebeldes Holandeses en la conocida como Guerra de los 80 años.  Las provincias rebeldes además de por motivos económicos y políticos pronto comenzaron a solicitar del Rey una verdadera libertada religiosa que con el tiempo se convirtió en una auténtica lucha entre protestantes y católicos…

Joannes Jannsonius
En 1566 tras la solicitud de la libertad religiosa y de la abolición de la inquisición por parte de la nobleza a Margarita de Parma, gobernadora de los Países Bajos. Tras el rechazo del documento conocido como Compromiso de Breda números altercados enfrentaron a los files a la corona con los rebeldes. Pero sería el 15 de Agosto, día de la Asunción de la Virgen,  cuando  asaltantes iconoclastas destruyeron numerosas imágenes religiosas especialmente de la Virgen a la que negaban un carácter divino. Tras estos enfrentamientos el Rey Felipe II decidió enviar al Duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel para pacificar la provincia. Pese a sus duras acciones de represión no logro acabar con la revuelta por lo que en 1573 fue nombrado Luis de Requesens que optó por una vía más conciliadora. Pero su temprana muerte en 1576 llevo al nombramiento de Don Juan de Austria hermanastro del Rey que siguió los pasos de su antecesor y maestro.
Pero en 1579 se produce un suceso crucial que es la Unión de Arras en la que los territorios católicos: Hainaut, Douai y Artois ofrecen fidelidad a la Corona a cambio de proteger la libertada religiosa frente a la persecución protestante. En respuesta las provincias rebeldes: Holanda, Zelanda, Utrecht, Güeldres y Zutphen; firman la Unión de Utrecht.
Esta nueva situación de auténtica lucha entre las distintas provincias fue utilizada por el nuevo gobernador Alejandro Farnesio para reconquistar gran parte de los territorios perdidos. Seria en este periodo cuando se produjo nuestro milagro.
Isla de Bommel, Grandesbatallas
En 1585 Farnesio decidió enviar un contingente a las Islas de Gelanda y Holanda para proteger a los pueblos católicos que estaban siendo oprimidos por los rebeldes protestantes. El objetivo principal era la Isla de Bommel situada en el rio Mosa y el Waal  que controlaba el acceso a la zona mayoritariamente católica.
Francisco Bobadilla
El encargado de esta misión fue el Maestre de Campo Francisco Arias de Bobadilla, IV Conde de Puñonrostro(1541-1610), que con el Tercio Viejo de Zamora y un contingente de aliados, un total de 5000 hombres se introdujo en territorio enemigo. Al llegar a la isla el tercio fue aislado en ella por una flota rebelde de 10 navios bajo las órdenes del almirante Holak.
La situación se volvió desesperada para los españoles ya que además de a la escasez de suministros se le sumó un largo periodo de lluvias y frio. Holak propuso una rendición honrosa a la que los españoles respondieron como nos es característico: con un tono chulesco:
“Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra.
 Ya hablaremos de capitulación después de muertos”
El almirante holandés decidió hacer pagar a los españoles tal osadía usando la repetida táctica de abrir los diques para inundar el campamento español. Nuestros hombres tuvieron que refugiarse en la pequeña Colina de  Empel único terreno no inundado.
Grabado de Frans Hogenberg
Bobadilla mando fortificar la colina para impedir un posible ataque y para protegerse del fuego artillero de los navíos.  En estas obras de atrincheramiento según la tradición un soldado descubrió una imagen de la Inmaculada Concepción, oleo de clara influencia flamenca que pudo ser guardado en las persecución iconoclastas.
Nada más conocer el descubrimiento el Maestre de Campo mandó colocar la imagen en un improvisado altar decorado con la bandera de San Andrés. Bobadilla deseaba aprovechar esta espontanea subida de moral de su tropa para atacar mediante barcazas a los navíos enemigos tras haber eliminado las piezas artilleras para que no fuesen utilizadas por los protestantes en el caso probable de ser derrotados. Pese a que algunos oficiales propusieron un suicidio colectivo a lo numantino, el Maestre prefirió no escucharles y pedir opinión a sus tropas de que debían hacer.
"¡Soldados! El hambre y el frío nos llevan a la derrota, pero la Virgen Inmaculada viene a salvarnos. 
¿Queréis que se quemen las banderas, que se inutilice la artillería y que abordemos esta noche las galeras enemigas?"
A esta pregunta contestaron los aguerridos infantes:
"¡SI QUEREMOS!"
Cristobal Lechuga
Pero de repente en la noche del 7 al 8 de diciembre en plenos preparativos un viento gélido de nordeste comenzó a helar el cauce del rio. Pronto Bobadilla ordenó a Cristóbal Lechuga crear un  grupo de ataque de 200 hombres con tres piezas de artillería. Los infantes atacaron llenos de furia a través del hielo a los sorprendidos marineros que incapaces de reaccionar tuvieron que abandonar sus barcos. Los 10 barcos fueron destruidos y la mayor parte de la tripulación apresada pero el Tercio de Boabadilla no se detuvo. Decidió el día siguiente de  tomar el fuerte holandés que protegía el Mosa lo que permitió a los españoles llegar a Bolduque donde fueron bien recibidos por la población católica. Los infantes descansaron y fueron atendidos de sus heridas y congelaciones, muchos sufrieron amputaciones, por lo que el pueblo fue recompensado por el rey con un cáliz de oro y 80 vacas.  
Sorprendido por la victoria española el almirante holandés exclamó:
“Tal parece que Dios es español al obrar, para mí, tan grande milagro”.
Capilla de Empel
Pronto el suceso fue conocido como El Milagro de Empel, Het Wonder van Empel, por la población católica holandesa. Además desde eses momento los Tercios de Flandes e Italia se pusieron bajo la protección de la Inmaculada Concepción.
Pese a que en España se defendió desde siempre el dogma de la Inmaculada Concepción no sería hasta 1854 cuando oficialmente fuese declarado por el Papa Pio IX en la bula Ineffabilis Deus el 8 de diciembre, que coincidencia. Y más tarde en 1892 la reina regente María Cristina de Habsburgo la declara patrona del Arma de Infantería Española.


“La Inmaculada Concepción y los Tercios de Flandes” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar

Bibliografía y créditos fotográficos:
-          El tercio de Bobadilla y el Milagro de Empel” José Antoni Crespo-Francés
-          Grandes Batallas.es
-          Revista Ecclessia
-          La verdad ofende
-          “Capitan Lechuga” Tercios.org
-          Wikicommons, Wikipedia
-          GEHM


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR