publicidad

5 de octubre de 2014

CABO NOVAL, UN HÉROE ASTURIANO EN ÁFRICA

CABO NOVAL, LUIS NOVAL FERRAO
Estatua Mariano Benlliure, Bellumartis

         El mundo está repleto de estatuas dedicadas a grandes generales y reyes en conmemoración de las batallas que otros lucharon y muy pocas recuerdan e esos soldados que dieron su vida para lógrarlo. Un ejemplo es la capital de España, que está adornada con numerosas esculturas decimonónicas en recuerdo de las gestas militares españolas.
Gran parte de estas obras son fruto de la genialidad de Mariano Benlliure. En el Parque del Retiro se encuentran dos de sus obras maestras, la más conocida es el monumento a Alfonso XII que preside el estanque y tras este se halla la dedicada al General Martínez Campos, pero será en el otro extremo de Madrid donde se encuentra su más heroica obra que prescinde de todos los adornos e iconografías simbólicas que rodean a las otras obras ya que la sola presencia de un joven soldado desfilando hacia su destino refleja el sacrificio de un hombre por los demás...

En la  plaza de Oriente, oculto tras los bustos de los Reyes y Condes de la “España Medieval” se encuentra un pequeño jardín presidido por la heroica presencia de un joven soldado español con el uniforme africano, caracterizado por el ros (gorro similar al quepi) con cubrenuca. ¿Quién es este gallardo héroe?
Grabado en la piedra que sustenta la estatua de bronce encontramos la respuesta:

CABO NOVAL, LUIS NOVAL FERRAO
Donantes del monumento, Bellumartis
“Iniciado por las MUJERES ESPAÑOLAS se eleva este monumento a la gloria del soldado LUIS NOVAL Patria no olvides nunca a los que por ti mueren”
En el otro lado de la base se encuentra la descripción de su muerte heroica pero debido al vandalismo no se puede apreciar ni entender el porqué de su fama, que llevó  en una época de oligarquías a conmemorar la muerte de un simple soldado.
LUIS NOVAL FERRAO nació el 15 de noviembre de 1887 en Oviedo en la casa de sus padres en la Calle de Santa Susana y era el mayor de tres hermanos. Los que le conocían le describían como “un muchacho imberbe, tímido y apocado como un niño”. En su adolescencia trabajo como ebanista mientras acudía a clases nocturnas en la Escuela de Bellas Artes.
CABO NOVAL, LUIS NOVAL FERRAO
Portada del periodico "El Comercio" con
foto de estudio de Luis Noval
En 1908 fue llamado a filas como quinto, es decir por sorteo debía cumplir el servicio militar, e ingresó en febrero de 1909 en el Regimiento Príncipe Nº 3 acuartelado en la capital asturiana. El recluta hacia la instrucción en el Parque de San Francisco al lado de su casa natal e imagino el orgullo del joven ebanista paseando uniformado por el paseo de Bombé (nota para los no carbayones, en el Oviedo de la época y todavía hoy la diversión favorita de la ciudad es pasear para ver y ser visto), como se aprecia en la foto de estudio se siente orgulloso con su nuevo uniforme.
Pero lejos de la verde Asturias la situación se complica, en los territorios africanos limítrofes con las ciudades de Melilla y Ceuta, la población Rifeña comienza una revuelta contra las autoridades españolas.
 Las tropas rebeldes habían atacado a los trabajadores que construían el ferrocarril minero en la zona de Beni-Fru-Ifrur a las puertas de Melilla y el gobierno mandó a los reservistas catalanes al frente marroquí. Esta orden dio lugar en julio a una revuelta civil en Barcelona conocida como la Semana Trágica.  La situación en África se volvió peligrosa por lo que se debía enviar nuevos refuerzos, el estado mayor decidió enviar al Regimiento Principe nº3 junto con el de Burgos a la Campaña de Melilla.
Me imaginó al joven Luis Noval con una mezcla de miedo por su vida y una alegría por conocer nuevas tierras como describió en una carta su compañero de armas Cesar Pineda: 
“En cuanto tuvimos noticias de que iríamos para Marruecos, todos nos hemos mostrado sumamente alegres. En pocos regimientos reinará tanta cordialidad como en éste para partir a la guerra. Querido padre: Nuestro regimiento marchará muy pronto para Melilla, es un sagrado deber defender a la patria. Dígale a mi madre que acordándome de ella, de sus caricias, de lo buena que siempre fue para mí, tendré en su persona puesto el pensamiento cuando esté en la guerra. Yo lo que siento es que en el tiempo que yo esté en Melilla no pruebe la sidra que tanto abunda en nuestra casa”
El 9 de septiembre a las 5 de la madrugada los soldados son despertados por el toque de Diana floreada “la Triunfal”, tras un desayuno contundente, arroz con patatas, carne, fruta y vino se dirigen a la estación de ferrocarril, al cruzar el Pajares muchos reclutas abandonan por primera vez su Asturias querida y traspasan pueblos y ciudades que jamás oyeron hablar, pero para su sorpresa fueron recibidos por bandas de música y civiles con la bandera nacional que agradecían a los asturianos su sacrificio por todos los españoles, así sucedió en Medina del Campo, Valladolid, Madrid, Castilla la Nueva, Andalucía, y en Málaga donde fueron embarcados. Al llegar a Melilla  las gaitas asturianas resonaron por encima del gentío que les recibió en el muelle.
CABO NOVAL, LUIS NOVAL FERRAO
Ilustración basada en relato popular
El regimiento fue enviado al frente nada más llegar y seria el 29 de septiembre en el ataque moro al zoco El Hadde Beni- Sicar  cuando nuestro héroe pierde su joven vida a cambio de la de sus compañeros de armas. Existen varias versiones de como ocurrió siendo la más popular: Que mientras realizaba una acción de reconocimiento fue apresado por los rifeños que le ofrecieron no matarlo si los acompañaba a las avanzadas españolas. Luis acepto y los moros lo siguieron gozosos, creyendo que podrían sorprender al campamento. Pero al acercarse a las líneas españolas, el guardia grito “¿Quién vive?”. Entonces el cabo Noval, a grandes voces, gritó: “¡España, pero tirar, que los moros vienen conmigo!”. Los españoles disparan a discreción hacia la voz, Luis dio su así su vida por salvar la de sus compañeros.
Pero esta versión no es del todo correcta ya que el propio General Brualia, gobernador militar de Asturias en febrero de 1910 da una descripción distinta que no le quita heroísmo a su sacrificio sino lo contrario, así fue en palabras del general [1]:
“El cabo Noval no fue apresado por los moros y conducido después hasta las alambradas, según aseguraban los relatos públicos. El acto del cabo Noval ha sido más consciente, más espontáneo y más libre. Hallábase prestando el servicio de escucha entre dos campamentos que distaban entre si varios centenares de metros. A eso de las tres de la mañana se sintió una descarga que puso en guardia a los centinelas. El ruido de una segunda descarga hizo comprender a Noval que los moros se acercaban a la alambrada, y entonces se dispuso a dar la voz de aviso al campamento más próximo. Cuando se dirigía a éste, los moros arreciaron las descargas. La vida de Noval corría inminente peligro y únicamente podía salvarse escondiéndose en alguna de las sinuosidades que el terreno ofrecía, con la circunstancia favorable, además, de hallarse protegido por la oscuridad de la noche.
Pero la salvación de la vida por este medio llevaba consigo la sorpresa del destacamento español. Noval continuó su marcha en dirección al campamento para dar el aviso. Cuando se acercaba a éste fue distinguido su bulto por un teniente de la avanzada, el cual, en el momento en que se disponía a ordenar el fuego conoció al cabo Noval, exclamando rápidamente: "¡Esperar, no hacer fuego todavía, que viene un centinela nuestro!". Pero Noval, que veía a los moros que se acercaban dispuestos a sorprender al campamento, contestó en voz alta: "¡No importa hacer fuego, que los moros se acercan!".
“Las fuerzas españolas hicieron entonces varias descargas cerradas rechazando a los moros. Cuando terminó el combate se hizo el reconocimiento, encontrando al cabo Noval con la bayoneta ensangrentada, lo que hace creer que luchó cuerpo a cuerpo con los moros.”[1]
Aunque no fue capturado como cuenta la leyenda popular si dio su vida por sus compañeros, prefirió luchar fuera de sus líneas a que su supervivencia permitiese a los moros acercarse a las trincheras españolas e incluso llego a combatir cuerpo a cuerpo con los rifeños llevándose por delante a un par de ellos.
CABO NOVAL, LUIS NOVAL FERRAO
Mausoleo Cementerio del Salvador, Oviedo
Cuando la noticia llegó a Oviedo su madre lloraba su perdida en su humilde casa pero a la vez su heroísmo le hizo sentirse orgullosa de su primogénito cuyas exequias se celebraron el 19 de abril de 1910 en la catedral de Oviedo. Se le concedió a título póstumo, la cruz de segunda clase de la Orden Militar de San Fernando y su cuerpo fue enterrado con la bandera ( véase bandera de mochila o percha) por la que entrego su vida en un mausoleo del cementerio del Salvador en Oviedo, obra de Victor Hevia Granda.
CABO NOVAL, LUIS NOVAL FERRAO
Estatua Cuartel "Cabo Noval"
Su hazaña heroica fue empleada por los africanistas para ocultar las posibles consecuencias negativas en la moral de los reclutas de los sucesos de la Semana Trágica y de las protestas políticas en contra de la guerra marroquí. Su sacrificio sirvió de ejemplo a seguir por los españoles y en todo el país comenzaron a surgir comités para homenajearlo, colectivos de veteranos, empresarios y mujeres como ya vimos comenzaron a erigir placas o estatuas en su honor. En su Oviedo natal erigieron placas en su casa natal y se le dedico una calle que confluye al Parque San Francisco donde él y sus compañeros realizaron la instrucción. En Madrid se erigió la mencionada estatua de Mariano Benlliure y existieron varios proyectos inconclusos en otras ciudades españolas que finalmente no se realizaron. Su historia fue inmortalizada por varios dramaturgos como Francisco Jiménez Campaña y Julio Sánchez Godínez.  En 1985 con el cambio de acuartelamiento del Regimiento Principe nº 3 del Milán, en pleno centro de la ciudad, a las afueras se bautizó a la nueva sede como “Cabo Noval”, y en la letra del himno de la unidad se menciona su nombre y legado.

HIMNO DEL REGIMIENTO DEL PRÍNCIPE

Orgullosa está la Infantería
porque orna en su escudo el laurel
y de gozo vibra el alma mía
pues es mío ese escudo también.

Soy soldado que anhela victorias,
descendiente del Cabo Noval;
quiero dar a mi Patria más gloria
jalonando con lauros la Historia
de mi Madre, la España Inmortal
Regimiento Príncipe,
las rosas rojas de tu primavera
trenzadas están en verde laurel.

Por España y su Bandera
Gozosos la vida dieran
los Soldados del Príncipe
¡Por la Patria y su Bandera!
¡Regimiento Príncipe!

Al combate voy con alegría
es mi lema luchar con valor
y en los hechos de aquel Lombardía
se forjaron mi temple y honor.
Si en la Lucha la muerte viniera
mi deseo, sería al morir,
que el sudario que el cuerpo cubriera
La Bandera rojo y gualda fuera
pues morir por la Patria es vivir.

Regimiento Príncipe,
las rosas rojas de tu primavera
trenzadas están en verde laurel.

Por España y su Bandera
Gozosos la vida dieran
los Soldados del Príncipe
¡Por la Patria y su Bandera!
¡Regimiento Príncipe!

“Cabo Noval, un héroe asturiano en África” Francisco García Campa – Bellumartis Historia Militar
Fuentes:
-         [1] La Nueva España, La verdadera Muerte Heoica de cabo Noval”
-         Web Ejerctito
-         El Comercio,  “Luis Noval, el cabo que murió en Melilla
-         Wikicommons
-     Colección de fotos del autor, Bellumartis
-     Momentos españoles 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR