publicidad

22 de septiembre de 2014

LA BATALLA DE SEKIGAHARA 1600.

LA BATALLA DE SEKIGAHARA 1600.  HISTORIA MILITAR
 El historiador Enrique F. Sicilia Cardona nos lleva en su última obra “La Batalla de Sekigahara” al Japón Feudal en pleno periodo de cambio debido a los primeros contactos con Occidente que conllevaría un cambio en la aislada sociedad insular y sobre todo en el arte de la guerra nipona.
 En el año 1543 con el desembarco de los portugueses y sus arcabuces a una sociedad donde se luchaba preferentemente con arcos, espadas y lanzas produjo una revolución armamentística. Las armas de fuego no eran desconocidas en Japón pero su utilización no era nada usual en las principales islas japonesas o, al menos, no se emplearon en combate de forma generalizada hasta ese año que marcaría el comienzo de una actualización armamentística que afectaría, no sólo al modo de combatir samurái, sino a la principal casta guerrera japonesa en su conjunto. Al recibir la isla de Tanegashima esos “novedosos” artefactos se evidenciaba una progresiva influencia europea que potenciaría otros aspectos comerciales y religiosos en el futuro. Este nuevo poder también ayudaría a desequilibrar el conflicto entre los diferentes clanes japoneses que luchaban por su supervivencia o la hegemonía absoluta, dentro del tormentoso Japón de mediados del siglo XVI en adelante...

La paulatina implantación del armamento de fuego portátil traería consigo, a finales de ese siglo, el deterioro del estatus militar de esos samuráis por parte de una clase menor, los ashigaru. Estos soldados provisionales y agricultores, originados en siglos anteriores, serían ahora empleados progresivamente como densas unidades especializadas y permanentes. Solían estar armados con arcabuces y ubicados tácticamente en posiciones refugiadas en primera línea, con la máxima protección e intentando causar el máximo daño posible. Al poder herir y matar a distancia, ninguneaban el credo samurái de muerte digna y honrosa en duelos directos cara a cara, y se instalaban como uno de los factores más importantes a considerar. Además, necesitaban poco aprendizaje y su letalidad, como se demostró en algunas batallas y asedios, estaría más que probada.
LA BATALLA DE SEKIGAHARA 1600.  HISTORIA MILITAR
Estos nuevos ejércitos masivos, de base agraria y que manejaban las armas de fuego, terminarían por modificar la rígida estructura militar, ya que no poseían los privilegios sociales, ni profesaban la vida militar de los samuráis, resultando igual o más decisivos en esas campañas finales del período Sengoku (país/clanes en guerra). A su vez, esto desencadenaría un cambio en los modos tradicionales de combatir en Japón y propiciaría un desenlace determinante al sustituir, como eficaces instrumentos de muerte, a los samuráis por los serviles y rurales ashigaru. Esa suplantación del rol samurái en batalla anunciaría el posterior apaciguamiento de su figura, a manos de la nueva dinastía dominante en Japón: los Tokugawa.
Una supremacía familiar creada por la figura de Tokugawa Ieyasu (1543-1616) que, unido primero en Nagashino (1575) al genio militar de Oda Nobunaga (1534-1582) y, más tarde, como líder único del ejército del Este en Sekigahara (1600), solucionó casi de forma definitiva la política japonesa hasta bien entrado el siglo XIX. Las armas de fuego no fueron las únicas claves para comprender esa victoria final de Tokugawa, ni para la propia evolución de los ejércitos implicados, pero sin su irrupción también sería arriesgado explicar por sí solo ese resultado. En el caso de la gran batalla de 1600 que nos ocupa, es indudable que las estrategias políticas y familiares previas contribuyeron en gran medida a transformar la posible trampa a Tokugawa, en otra aún mayor para sus enemigos y buscar un combate decisivo, que resolviera de una vez por todas, la irregular sucesión de conflictos desde el fin de la Guerra Onin, en 1477. En ese sentido, fue la batalla definitiva por la supremacía política en Japón y marcó el apogeo de las guerras internas samuráis.  En la propia batalla de Sekigahara combaten más de 160.000 hombres. Una cifra prodigiosa para una guerra civil.
Si quieres conocer en profundidad la Batalla de Sekigahara” y el arte de la guerra japonesa del siglo XVI al XVII te invito a leer este magnífico libro EnriqueF. Sicilia Cardona publicado  por HRM Ediciones
LA BATALLA DE SEKIGAHARA 1600.  HISTORIA MILITAR
Pintura del període Edo sobre la batalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR