publicidad

26 de marzo de 2014

ULTIMAS PALABRAS DE BLAS DE LEZO


En su lecho de muerte el 7 de septiembre de 1741, El gran Blas de Lezo y Olivarrieta tras su heroica actuación en Cartagena de Indias fue abandonado a su suerte por las autoridades y el Rey. Pero a pesar de sus penurias y de la traición sus últimas palabras demuestran su amor a su familia y a España.
“...Me muero, Josefa -dijo exhalando un suspiro-. Muy seguramente el Rey me otorgará el título nobiliario que le he pedido…Pero no te olvides de cobrar mis sueldos…Mira, cómprate un billete de lotería de ésas cuyos números salen marcados en las ranas y los peces… -Y, poco más adelante, continuó -: No ha venido nadie ¿No es cierto? Entiérrame con mi crucifijo de plata, que él me hará compañía… Ah, y con mis patas de palo… Dile a mis hijos que morí como un buen vasco, armado y defendiendo la integridad de España y del Imperio… Gracias por todo lo que me has dado, mujer…. Ah pero te ruego que no me traigas plañideras a que giman y den alaridos sobre mi cadáver…; no lo podría soportar…. –Y luego murmuro casi imperceptiblemente-:¡Fuego!, ¡Fuego…! –Fueron sus últimas palabras, como dando la orden a invisibles cañones de imposibles navíos, y sin que se tuviera certeza de cual imperio defendía…”.


Este párrafo se encuentra en el libro “El día que España derrotó a Inglaterra” del colombiano Pablo Victoria

17 comentarios:

  1. Bernardo de Gálvez26 de marzo de 2014, 21:36

    Mucho debemos a Pablo Victoria por haber recuperado la memoria de Blas de Lezo para todos los españoles.

    La admiración por Blas de Lezo y su reconocimiento público está cada vez más presente en toda España. Buena muestra de ello es la reciente inauguración de una estatua suya en Cádiz:

    http://img.imgur.com/h1GhUjF.jpg

    http://img.imgur.com/KCi0zGv.jpg

    http://img.imgur.com/Man2FPW.jpg

    http://img.imgur.com/l4reDra.jpg

    En Madrid también van a erigir una estatua de Blas de Lezo a lo largo de este año. Todavía está abierta la campaña de recaudación y todo el mundo puede realizar una donación.

    http://monumentoablasdelezo.com/

    La ubicación de la estatua en Madrid ya está decidida, será en la plaza de Colón, concretamente en los Jardines del Descubrimiento:

    http://img.imgur.com/hICXafO.jpg

    http://goo.gl/maps/KOiwn

    La estatua estará colocada frente a esta bandera:

    http://img.imgur.com/P1tY2C4.jpg

    El edificio que se ve al fondo de la imagen es el Museo Arqueológico Nacional.

    Tanto la estatua de Cádiz como la de Madrid son pagadas por la iniciativa privada.

    ResponderEliminar
  2. La historia completa<a en www.labatalladecartagenadeindias.com

    ResponderEliminar
  3. Blas de Lezo el gran desconocido por la mayoria de los Españoles, uno de nuestros héroes patrios y encima lo que es más curioso Vasco y amaba a España.
    Paco no te vuelvo a sacar una historia en clase, que no es cuestión de picarse :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veo que tiene de raro un Vasco que amara a España, en esa época era raro lo contrario.

      Eliminar
  4. Bernardo de Gálvez31 de marzo de 2014, 10:29

    El pasado sábado concluyeron en Cádiz los actos del 325 aniversario del nacimiento de Don Blas de Lezo y Olavarrieta.

    http://indepuerto.es/concluyen-los-actos-del-325-aniversario-de-blas-de-lezo/

    ResponderEliminar
  5. No denigremos a nuestros grandes hombres con el desprecio del olvido.

    Grande D. Blas

    http://www.ebay.es/itm/REPLICA-EN-METAL-DORADO-MEDALLA-CONMEMORATIVA-AD-VERNON-BLAS-DE-LEZO-PORTOBELLO-/151392763440?pt=LH_DefaultDomain_186&hash=item233fb63e30

    ResponderEliminar
  6. Gran Militar y patriota que conviene no olvidar nunca...un gran ejemplo....

    ResponderEliminar
  7. La familia de Blas de Lezo no le acompaño a Cartagena de Indias, sino que permaneció en Cadiz, y ello esta acreditado documentalmente,, por lo que todas las conversaciones supuestamente efectuadas con su mujer en esa ciudad,, incluyendo las dichas en su lecho de muerte, son falsas. Eso pasa por leer "novelas" fantasiosas sobre hechos históricos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DE DONDE TIENES DICHA DOCUMENTACION, PARA AFIRMAR ESO.

      Eliminar
    2. Acreditado por la historiadora y genealogista Ines Olaran Mugica. Puedes leer la información en el blog de montejasso..

      Eliminar
    3. http://montejasso.blogspot.com.es/2014_06_01_archive.html

      Eliminar
    4. El problema es que el público en general se ha tomado a pies juntillas los disparates perpetrados por novelillas baratas. La realidad es muy otra.

      Eliminar
  8. Realmente no es demonstrable 100% pero todo indica que efectivamente Dña. Josefa Pacheco se quedo en El Puerto de Santa María y nunca viajó a Cartagena. El amigo Pablo Victoria heredó el fallo del libro del que sacó mucho de lo que escribió, una publicación de Planeta Bogotá de 2004.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola como se dice en el articulo esta extraido de el libro de Pablo Victoria que fue el primer libro que dio a conocer al publico actual la figura de Lezo.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. No se si el libro menciona que las palabras hayan sido dichas directamente a Josefa Pacheco; si no, no me extrañaría que pudieran ser más bien que dictara una carta a su esposa o que tal como dice la parte de "¡Fuego!, ¡Fuego!..." Fuera parte de sus delirios al morir (Según tengo entendido) muy enfermo.
      O simplemente como muchos comentaron, sea una frase apócrifa.

      Eliminar
  9. Esa frase es claramente apócrifa a pesar de que no hace más que repetirse por todas partes e incluso figura consignada en la estatua de Blas de Lezo en Cádiz. En primer lugar porque dificimente podía dirigirse a su mujer cuando ésta jamás estuvo en Cartagena de Indias y precisamente en las fechas de su muerte estaba pariendo a su hija en Cádiz; en segundo lugar porque hablar de la “integridad de España” a mediados del siglo XVIII es algo tan contrahistórico como discutir en el siglo XX sobre un posible derecho de asiento de negros y buque de permiso de un monarca europeo; y en último lugar porque no resulta posible creer que sus últimas palabras fuesen “fuego, fuego, fuego” después de semanas de finalizada la batalla y dirigiéndose a su mujer. Este bodrio de frase tenemos que “agradecérsela” a la calenturrienta imaginación de Don Pablo Victoria que tiene bastante más de novelista ( y no muy bueno por cierto) que de historiador, pero el hecho cierto es que el Sr Victoria ni ha reconocido su invención, ni ha citado la fuente de donde extrajo la cita, limitándose a permanecer en silencio mientras su invento se instalaba en la historia, lo cual dice muy poco en su favor. En cualquier caso, creadores de frases apócrifas los ha habido siempre (Churchill y Napoleón han sido los personajes preferidos por este tipo de “creadores”) pero habitualmente con citas ingeniosas, inteligentes y debidamente contextualizadas, y no como en el caso de Blas de Lezo, que entre ésta cita y otras como la de orinar mirando a Inglaterra, uno podría llegar incluso a dudar de su cordura

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR