publicidad

27 de noviembre de 2013

CARABINEROS DE LA REAL HACIENDA



CARABINEROS DE LA REAL HACIENDA
Uniformes Carabineros 1899
 
Cuando escuchamos el término carabinero a la mayor parte de nosotros nos viene a la mente el famoso cuerpo militar italiano, pero nuestros abuelos suelen emplearlo como sinónimo de Guardia Civil. Realmente este cuerpo armado se asemeja más en sus funciones a la Guardia di Finanzas italiana y por otro lado nuestros mayores tienen razón como siempre al unirlos a la benemérita como vamos a ver a continuación.

El Cuerpo de Carabineros de España fue un cuerpo armado español cuya misión era la vigilancia de costas y fronteras y represión del fraude y el contrabando, creado en 1829 e integrado en la Guardia Civil en 1940. Tenían presencia en las fronteras terrestres, provincias marítimas y en Madrid. El lema de los Carabineros era: Moralidad, lealtad, valor y disciplina y su insignia era un sol que surge con todos sus rayos en el horizonte.

Fue fundado con el nombre de Real Cuerpo de Carabineros de Costas y Fronteras por Real Decreto de Fernando VII el 9 de marzo de 1829 y organizado por el Mariscal de Campo José Ramón Rodil en tiempos del ministro de Hacienda Luis López Ballesteros. Pocos años después, en 1833 pasa a denominarse Carabineros de la Real Hacienda dependiendo de la Dirección de Rentas Estancadas del Ministerio de Hacienda. Su dependencia de Hacienda hace que los carabineros entren en un estado de abandono. En 1842 el Cuerpo de Carabineros estaba totalmente desacreditado y era totalmente inoperante. Ese mismo año se encomienda al mariscal de campo Martín José de Iriarte, la organización del Cuerpo de Carabineros del Reino, para sustituir a los de la Real Hacienda...

Durante la Restauración se adscribe a los Carabineros y a la Guardia Civil al Ministerio de Guerra, “para los efectos de organización y disciplina”, dándoles carácter militar.

En 1884 se ideó nueva gorra para la oficialidad, que recibió el nombre de teresiana, similar a la que actualmente usa el Tercio. Con fecha 27 de diciembre de 1920 se aprobó un nuevo Reglamento de uniformidad para la oficialidad, siendo del mismo modelo que la de ésta, pero con coronas y emblemas precisamente metálicas y barboquejo de charol negro. La guerrera azul se diferenciaba de la de la tropa en que tenía un ojal para facilitar el paso de un tirante que, suspendiendo del cinturón, serviría para sujetar la funda de la pistola. Para servicio se usaba el ros igual al de la tropa o la gorra gris reglamentaria en la oficialidad, sirviéndose de ella en los casos prevenidos, siendo siempre metálica la corona y el emblema del Cuerpo.


CARABINEROS DE LA REAL HACIENDA
Detalle del botón del cuerpo de Carabineros
 
La guerrera y pantalón grises igual que la tropa y de la misma calidad de tejido, pero de confección icónica a lo de los oficiales. Los de Caballería tenían calzón de paño gris con un vivo en la costura exterior; las polainas eran de cuero color avellana, moldeadas con el corte horizontal y el inferior en forma especial para que hiciese juego el empeine del pie, con armadura de material en su interior, hasta una altura de siete centímetros.

El armamento del Cuerpo de Carabineros en el tiempo que referimos fue la pistola “Campo Giro”, declarada reglamentaria en el Ejército. El cordón de la misma era de cuero en su color natural; como arma blanca se usaba el sable “Puerto Seguro”, reglamentario en la oficialidad. Los sables y pistolas eran facilitados por la Dirección General a través de las Comandancias, que los retiraban a su vez de los Parques de Artillería del Ejército. Se facilitaba además a los usuarios la funda de pistola con su cordón, así como los fiadores del sable, sin cargo alguno, por ser propiedad del Cuerpo. Los equipos de montura para suboficiales y tropa eran facilitados sin cargo para las Comandancias, que tenían la obligación de costearlos de sus fondos, pasando a ser propiedad de las unidades y cedidos en usufructo a los adjudicatarios.


La Academia de Oficiales se estableció en San Lorenzo de El Escorial, donde hubo temporalmente un Colegio con parecidos fines, disuelto en 1903. La plantilla de la Academia se componía de coronel director; teniente coronel jefe de estudios; comandante jefe de detall; cinco capitanes profesores; siete tenientes, ayudantes de profesor; un médico; un capellán; un profesor de equitación; un maestro director de Banda y dos profesores civiles para idiomas, con la plantilla necesaria de tropa tanto de Infantería como de Caballería para el régimen interior del establecimiento. Por Ley fechada en 20 de junio de 1918 se asignaron dos vacantes al Cuerpo de carabineros para el Estado Mayor General del Ejército, dando así posibilidad a los coroneles para alcanzar el generalato. En principio, uno de estos generales recibió el nombre de General Inspector, desempeñando aquellas funciones que por delegación le encargase el Director General. El segundo desempeño el cargo de Secretario General, hasta entonces adjudicado a un general de Brigada del ejército.
CARABINEROS DE LA REAL HACIENDA
Monumento en el Escorial, 1929

En agosto de 1923 se nombra al Teniente General José Olaguer Feliú, Director General de Carabineros de España, en donde prestó atención y mejoró el vivir penoso y modesto de los carabineros, reduciendo a doce horas su servicio. Logró la ampliación y mejoramiento de los Colegios del Cuerpo de Carabineros. También se ocupó de la reparación y en otros casos de la construcción de nuevas casas-cuarteles, creando en algunas, escuelas para los hijos de carabineros a pesar de atravesar los Carabineros como el resto de los Cuerpos de Ejércitos por una época de economía impuesta por el Gobierno. Se ocupó de aumentar las clases y número de plazas en el Colegio de Huérfanos Alfonso XIII, de El Escorial y triplicando el de alumnas huérfanas del Colegio de Madrid de las Hermanas Pastoras, ya que desde finales del siglo XIX, existía el Colegio de Huérfanos de Carabineros de San Lorenzo del Escorial.

En 1929 y en agradecimiento al buen hacer del Cuerpo de Carabineros y por su centenario, se erigió un monumento que aún se conserva en San Lorenzo del Escorial y además se le concedió la Gran Cruz de Beneficencia Colectiva y la Gran Cruz de la Orden Civil con distintivo negro y blanco, por los innumerables servicios prestados por sus hombres.

Durante la Guerra Civil, el Cuerpo de los Carabineros se alineó fundamentalmente con el Gobierno de la República, siendo uno de los cuerpos donde menos apoyos tuvo la sublevación del general Francisco Franco, que posteriormente se convirtió en la élite del Ejército Popular. En 1936 el cuerpo tenía 16.096 efectivos: 3 generales, 770 jefes y oficiales, 1.169 suboficiales y 14.154 carabineros. Aproximadamente un tercio se puso al lado de los sublevados (entre 5.000 y 6.000 hombres) y dos terceras partes se mantuvieron fieles a la República (unos 10.000 efectivos). En el transcurso de la guerra civil, en la zona republicana aumentaron los efectivos y se llegó a la cifra de unos 40.000 hombres. Hubo unidades del incipiente Ejército Popular cuyos efectivos llegaron a estar compuestos enteramente por carabineros, como las Brigadas Mixtas 179.ª, 222.ª y 228.ª

Desaparición

Dado el papel jugado en el Bando republicano, tras la contienda la Ley de 15 de marzo de 1940 (por Orden expresa de Franco) hace desaparecer el cuerpo de carabineros integrándolo en la Guardia Civil. Así en el artículo 4º de la Ley del 15 de marzo de 1940, podía leerse:


Se suprime la actual Inspección General de Carabineros, cuyos cometidos y funciones se agruparán en una sola Sección de la Dirección General de la Guardia Civil a cuyo Director General pasarán las atribuciones conferidas actualmente a la Inspección General del Cuerpo de Carabineros. El personal de este cuerpo estará adscrito a los distintos servicios que por esta Ley se fijen como privativos del Cuerpo de la Guardia Civil, en la forma que, con arreglo a las aptitudes y condiciones de su personal, determine el Director General.

En la posguerra, antiguos carabineros se unieron y constituyeron la Asociación de Antiguos Alumnos de los Colegios de Carabineros con el objetivo de recordar el cuerpo. También existe en Madrid la Fraternidad de Carabineros de la II República Española. Durante la Democracia, la Ley 37/1984, de 22 de octubre, de “Reconocimiento de derechos y servicios prestados a quienes durante la Guerra Civil formaron parte de las Fuerzas Armadas, Fuerzas de Orden Público y Cuerpo de Carabineros de la República” devuelve los derechos a los Carabineros.
Actualmente sus funciones son realizadas tanto por la Guardia Civil como por Vigilancia Aduanera, unidad "policial" de la AEAT, Agencia Tributaria, por lo que  se podría decir que el Ministerio de Hacienda cuenta con su unidad de carabineros adaptada a los nuevos tiempos.
 
CARABINEROS DE LA REAL HACIENDA
Patrulla en los Pirineos, 1892


"Carabineros de la Real Hacienda"  Francisco García Campa. Basado en el artículo de España mi Ventura…, escrito por Juan José Godoy Espinosa de los Monteros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR