publicidad

15 de julio de 2013

HISTORIA DEL CRUASÁN

 


         El próximo día que os comáis un croissant, lo degustareis más profundamente, un sabor a historia recorrerá vuestro paladar.

         Para descubrir su origen nos trasladamos a la capital austriaca durante el Segundo Asedio Turco en 1683. Los soldados de la Sublime Puerta al mando del Gran Visir Kara Mustafa tras varios asaltos infructuosos trataron de minar la muralla. El minado era una táctica habitual en la guerra moderna, se realizaban galerías subterráneas por debajo del muro enemigo, se depositaban explosivos que tras ser explosionados hundían las defensas enemigas...

         Ocultos en la noche los turcos realizaban su trabajo de minado pero no contaron con unos vigilantes ocasionales. Al igual que en la actualidad, los panaderos vieneses se afanaban es su tahonas noche tras noche para alimentar a los asediados. El silencio de la noche permitió a varios panaderos oír el ruido de minado de los atacantes dando la voz de alarma lo que permitió a los austriacos realizar una galería para eliminar a los mineros otomanos.

         El gremio de panaderos se convirtió en un héroe de la cristiandad por evitar la caída de la ciudad. En agradecimiento crearon un manjar para celebrar la victoria, nada mejor que comerse al enemigo, aunque sea simbólicamente por eso escogieron el símbolo islámico por excelencia, la media luna. Este bollo es conocido en Austria como Kipferl realizado con una masa tradicional que tiene su origen en el Siglo XII.

         Pero sería en Francia cuando se convierte en el Cruasán. Hacia 1838 un ex militar austriaco abre una panadería en Paris en la calle de Richelieu con gran éxito de ventas. Poco a poco el Hipferl es imitado por toda Francia y ya en 1891 aparece la primera receta eso si con unos ingredientes distintos a los actuales. Será hacia 1900 cuando al cambiar la masa tradicional por hojaldre con mantequilla se transforma en el tradicional Croissant.  Su nombre en francés deriva también del símbolo islámico ya que significa “creciente” es decir cuarto creciente lunar.

         Cuando comáis el próximo cruasán ya tenéis una anécdota que contar a vuestros acompañantes.
 

“Historia del cruasán” Francisco García Campa – Bellumartis Blog Historia Militar

1 comentario:

  1. También que si no frenaban en viena el ataque, los musulmanes tendrian via abierta a europa.
    los Otomanes, ahora turcos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR