publicidad

13 de junio de 2012

MURALLAS DE ROMA I. EL MURO SERVIANO


Arco de sillares,cerca del Palacio Antonelli.
 
         La leyenda nos muestra que Remo fue asesinado por su hermano tras atravesar  la muralla que este último estaba construyendo. El conflicto entre ambos procedía de sus diferencias sobre el lugar donde construir la ciudad, mientras que Remo defendía el Aventino, Rómulo proponía el Palatino, donde este construyo una empalizada, de la que se hallaron restos arqueológicos. Es la conocida como  Roma Quadrata, constituida únicamente por el Pomerium y una empalizada posiblemente de madera. Este muro significaba un elemento de carácter religioso más que un elemento defensivo, una línea sagrada la cual delimitaba hasta donde llegaba Roma.

         Las primeras defensas consistían en fosos, parapetos que protegían los lugares situados fuera de la empalizada palatina. Hacia el 480 a.C. se construyeron los agger, tapias de arena compactada, durante las guerras contra los volscos...


         Pero será en el Reinado de los Reyes Etruscos cuando se realizarían las primeras murallas perimetrales de la ciudad. Según Tito Livio esta obra fue planificada en el periodo de Tarquinio Prisco (618-578 a.C.), pero sería su sucesor  Servio Tulio (578-535 a.C.) el que las construiría según cuenta la tradición latina (Livio. i.44 ; Dionisio. iv.13).

         Actualmente existe cierta controversia entre los expertos, unos defienden la veracidad de los textos latinos, mientras que otros creen en unas fechas más modernas para esta obra. Los que defienden el origen serviano de las defensas alegan además de los textos el hecho de que existen murallas similares en otros yacimientos etruscos del SºVI.

         Los opositores a este origen monárquico de las primeras defensas de la ciudad, propugnan su origen republicano entre el 378 y 350 a.C. ya que en ataque galo del 390 a.C., la ciudad fue saqueada fácilmente mientras que el Palatino resistió el asedio, por lo que creen que aun no se habían realizado las fortificaciones en esa época. Pero a pesar de esta polémica los autores les siguen denominando mayoritariamente Murallas Servianas.
Sillares de toba

         Este sistema defensivo tenía un perímetro de unos 11 km y un área de 426 hectáreas. El muro estaba realizado con sillares de Grotta Oscura y capellacio, ambas son tipos de toba (roca ígnea volcánica), la primera de color amarillo y la segunda gris. Las piedras talladas oscilan entre los 66 y 45 cm de anchura, mientras que su altura media era de 60 cm. Estas se situaron de forma alterna es decir a soga y tizón.

         Además del muro, se añadió a 9 m un foso de unos 29,60 m de ancho y 9 de profundidad. Carecía de torres, aunque se cree que existían dos en cada entrada.

Analizando los textos y los restos arqueológicos su trazado, era el siguiente: el Capitolio por el lado que daba al Campo de Marte . La puerta Catularia, se debía abrir en la base de la escalinata que bajaba del Capitolio. Sobre el lado norte, es decir, el opuesto, se alzaba una puerta a los pies del Arx, cerca del actual Museo del Risorgimento: se trata de la Porta Fontinalis. Posteriormente la muralla subía a  la cumbre que separa el Capitolio del Quirinal. Sobre este se encuentra un núcleo  importante. Se puede ver un resto del muro, posiblemente un lateral de la Porta Sanqualis. Dentro del Palacio Antonelli se puede ver un arco de sillares. No se trata de una puerta, sino de la abertura de un cuarto de artillería, tal vez para catapultas. Desde este punto el muro seguía las laderas occidentales y septentrionales del Quirinal: en este tramo se abrían la Porta Salutaris y la Porta Quirinalis. Después la muralla describía un brusco giro hacia el sur, hasta la Porta Collina. En este punto comenzaba el agger, el tramo más fortificado, hasta la Porta Esquilina; protegiendo así la parte más llana y por lo tanto débil, de la ciudad: el Quirinal, el Viminal y el Esquilino. Hacia la mitad del sector se abría la Porta Viminalis. A continuación, el curso de la muralla es menos seguro. Siguiendo por la Colina Opia, descendía por el valle hasta el Celio, por cuya ladera subiría. Después atravesaban el valle flanqueado por este monte y el Aventino, donde estaba la Porta Capena. El muro encerraba el Pequeño y el Gran Aventino. La muralla seguía por la ladera del Aventino, a media altura, hasta sus últimas estribaciones meridionales.

         Posteriormente en el 87 a.C según Apiano, los cónsules en su enfrentamiento contra el rebelde Cayo Mario reforzaron las defensas. Cavaron nuevos fosos, mejoraron la muralla y situaron artillería en ella. Pero posteriormente se abandonó su conservación por lo que Aureliano ni se planteo su incorporación a su sistema defensivo...(continua)

“Murallas de Roma I. El Muro Serviano” por Francisco García Campa – Bellumartis Blog de Historia Militar.


Bibliografia:

-         Las murallas de Roma. Nic Fields. Osprey

-         Bloganavazquez.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR