publicidad

4 de agosto de 2011

LA PESTE NEGRA


A mediados del siglo XIV Europa fue golpeada por una epidemia conocida como la peste negra, se cree que fue un brote de peste bubónica, la cual es causada por la bacteria Yersinia pestis presente en las pulgas de la rata negra ( rattus rattus) nuestra rata de campo actual. La peste ya había asolado el continente en el siglo VI pero permaneció latente en Asia central hasta que brotó de nuevo expandiéndose por la ruta de la seda hacia china y el mundo islámico. Llegó a Europa por la ruta de Crimea donde los mongoles al asediar la colonia comercial genovesa de Cafa lanzaron el cadáver de varios afectados al interior de la ciudad. Pero hay que recordar que la transmisión se realiza por las pulgas de la ratas y no con el contacto entre humanos, por lo que debieron ser ratas que se desplazaban con el ejército mongol.....................




Los barcos de refugiados que abandonaron Cafa llevaron la peste a Génova, Messina y Venecia alrededor del 1347. Este mismo año El Carlos I de Hungría que dirigió su ejército contra Nápoles el cual fue diezmado por la peste y muriendo incluso su esposa, se retira a su país llevando consigo la epidemia. Desde Italia la peste se extendió por Europa afectando a Francia, España, Inglaterra (en junio de 1348) y Bretaña, Alemania, Hungría, Escandinavia y finalmente el noroeste de Rusia.



Se estima que alrededor entre un 30 y un 60% de la población de Europa murió desde el comienzo del brote a mitad del siglo XIV. Aproximadamente 25 millones de muertes tuvieron lugar sólo en Europa junto a otros 30 a 40 millones en África y Asia. La gran pérdida de población trajo cambios económicos basados en el incremento de la movilidad social según la despoblación erosionaba las obligaciones de los campesinos a permanecer en sus tierras tradicionales. La repentina escasez de mano de obra barata proporcionó un gran incentivo para la innovación tecnológica que ayudó a traer el fin de la edad media. Además si un desastre de esa magnitud era un acto caprichoso de Dios o sencillamente no era obra divina, entonces todos los valores absolutos del hombre medieval se tambaleaban. Las mentes que se atrevían a hacerse estas reflexiones no podían volver atrás y se comenzaba el giro hacia la conciencia individual. En este punto la peste puede haber sido uno de los precipitantes del nacimiento del hombre moderno.

" La peste negra" por Francisco G. Campa








1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

DERECHOS DE AUTOR